Coca-cola y vínculo con sociedades científicas: potente amenaza contra la imagen y credibilidad de las instituciones

2016-02-18 23.08.07

A fines de febrero la Sociedad Chilena de Pediatría distribuyó entre sus asociados una agenda de la institución. Al ojearla, nos encontramos en sus páginas centrales con este aviso promoviendo Coca-Cola. Algo no estaba bien. Repasemos qué ha pasado:

Esta Sociedad tiene destacada historia de 80 años, contribuyendo a la formación de pediatras y apoyando diversos cambios en la Salud Pública infantil que han permitido disminuir las tasas de desnutrición y  de enfermedades infecto-contagiosas, logrando rebajar la mortalidad infantil en nuestro país, hasta cifras similares a las de países desarrollados.

Sin embargo, bruscos cambios epidemiológicos en los últimos 30 años llevaron a Chile de la desnutrición a la obesidad, llegando a ser el país que lidera estas cifras en Sudamérica. Especialmente crítico es el problema en nuestros niños y niñas, sobrepasando el 30% de exceso de peso entre los menores de 6 años. Ahí continuó la Sochipe, incluyendo temas de nutrición y obesidad en sus publicaciones, cursos y congresos que organizaba.

Pero cuando comenzó a aparecer la empresa Coca-Cola en publicaciones de la Sociedad, como también en sus cursos y congresos que encabezaba, instalando stands, productos e incluso con Simposios dirigidos a los pediatras y demás asistentes, algo se quebró: no debería la única sociedad científica pediátrica del país, cuyos objetivos principales son participar en el fomento, cuidado y recuperación de la salud de niños y adolescentes, estar vinculada comercialmente con una empresa cuyos productos son garantes de la obesidad infantil.

Lo inadecuado de esta vinculación tiene más aristas: Coca-Cola ha tenido que reconocer que ha pagado a científicos, instituciones de salud, académicos y sociedades científicas, buscando minimizar el rol de las bebidas azucaradas en la génesis de la obesidad, atribuyéndola exclusivamente a la falta de ejercicio físico.

Dentro de las instituciones develadas está la Academia Americana de Pediatría (AAP), que en septiembre pasado rompió su vínculo que la unía a esta empresa.

Nuestros actos consecuentes –que se reflejan en nuestra imagen- es parte fundamental de la confianza que generamos en nuestros pacientes en el área de la Salud. Lo aprendemos desde que somos estudiantes, esmerándonos por llegar cada día a los campos clínicos lo mejor presentados posibles y con la mejor disposición. Igualmente para las instituciones, la imagen debe ser un pilar fundamental, pues actualmente los medios audiovisuales y las redes sociales exponen y viralizan rápidamente sus actividades y funcionamiento.  Últimamente la pérdida de credibilidad frente a la sociedad, es una constante y potente amenaza para diferentes actores tanto como instituciones públicas y privadas, por lo que una imagen ética y consecuente es tremendamente valorada. Ya lo hemos escuchado desde pequeños: dime con quién andas y te diré quién eres.

Cuando las redes sociales expusieron la imagen de la agenda de la Sochipe con la publicidad de Coca-Cola, muchos se preguntaron: “¿Cómo?”.

Una joven profesora, preocupada de que la institución que debería velar por la salud de su pequeño hijo estuviera asociada -e influenciada en su quehacer- por la conocida empresa de bebidas gaseosas, inició una petición en la web Change.org para que este vínculo se terminara. Fue un acto valiente, probablemente sin llegar a imaginar el impacto que tendría. Comenzó a extenderse rápidamente por las redes sociales. Madres y padres, profesionales de la Salud, profesores, y pediatras se unieron y firmaron en el apoyo a esta causa. Sólo en una semana han logrado recolectar más de 1.700 firmas y esta cifra sigue en aumento.

El financiar las actividades de ésta y cualquier otra Sociedad Científica o gremial no puede significar enlodar una imagen y un prestigio hacia las familias con sus hijos e hijas que nos van a confiar en su atención de salud. En este caso, el fin no justifica los medios.

Somos más de 1.500 los que apoyamos la iniciativa y esperamos la pronta respuesta de la Sochipe. La institución la hacemos las personas, y sus socios -entre los que me incluyo- queremos recuperar con hechos la credibilidad de nuestra querida institución. Únase a nosotros, firme y apoye.

Firma la petición

Actualización: Justamente hoy, viernes 11 de marzo se ha programado un twitterazo para las 21hrs con el hashtag #sochipeSINcoca para solicitarle a la sociedad que deje su vínculo con la empresa.

JotaEle Zúñiga (@cotipi)

Médico Pediatra

Socio Sochipe

 

Comments

  1. Susana Arredondo says

    Potentísimo artículo. Gracias, son personas como tú quienes cambiarán la forma de ver y pensar la realidad de hoy.

  2. Patricia says

    Gracias por iniciar esta campaña. Personas valientes y jugadas como tu son las que están cambiando el mundo. Hay que hablar, hacernos oír, que la gente se informe y pueda decidir y no conducir su vida en base a la publicidad y a engaños.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *