¿Qué es el Virus Papiloma Humano?

Lucía Martín es periodista y redactora online especializada en salud y sexualidad. Afincada en Londres desde hace años. Su email es luciamartinolivares@gmail.com

De entre las diferentes enfermedades de transmisión sexual (ETS) existentes, una de las más peligrosas sin duda es el virus del papiloma humano (VPH). Aunque puede manifestarse con una sintomatología no demasiado peligrosa (sobre todo en la zona genital), a la larga, la falta de detección y tratamiento puede desencadenar la aparición de patologías más serias como el cáncer.

Dado que se transmite por contacto sexual (piel con piel) sin protección, son portadores del virus tanto el hombre como la mujer. Esta enfermedad comienza siendo asintomática, por lo que para poder diagnosticarla es necesario acudir a la consulta del médico especialista. Las personas con más riesgo de acabar contagiadas con el VPH son aquellas con el sistema inmunológico deprimido, como aquellas que han dado positiva en las pruebas del VIH.

APTOPIX India World Aids DayHoy en Chile, el papiloma causa más del 70% de los cánceres al cuello del útero en las mujeres. Es común que las chilenas porten VPH, pero no del tipo cancerígeno. Creo que este dato que lo relaciona con el VIH, puede confundir. Si bien tiene sentido, podríamos dar a entender que el VPH no es un virus de fácil contagio, siendo que lo es.

Características y tipos del VPH

Este virus puede desarrollarse de diferente forma, originando distintas enfermedades, como son:

– Las verrugas. Se trata de pequeñas protuberancias de textura rígida que crecen en la piel de manera sobresaliente, formando grupos en la zona vaginal, en la cabeza del pene o el perímetro anal. A estas formaciones también se les llama condiloma. Rara vez este tipo de verrugas genitales suele desembocar en cáncer. Sin embargo, su presencia suele alertar de la existencia de patologías subyacentes como la displasia precancerosa, lo cual debería diagnosticarse a la mayor brevedad.

– La displasia. Hablamos de células de composición y tamaño anormal, las cuales se forman en la cérvix y cuello del útero, y en el ano tras el contacto sexual infeccioso. El inconveniente que presenta la displasia es que su formación no se puede ver ni sentir con facilidad. Este fenómeno es previo a la transformación cancerosa de dichas células (pre-cancerosas), pero no significa que las personas que sufran esta modalidad del VPH vayan a acabar sufriendo esta temible enfermedad.

– El carcinoma. Ocurre cuando la displasia ha acabado desarrollando el cáncer. Los cuatro tipos más comunes provocados por el VPH son los siguientes: el cáncer de útero, el cáncer anal, el cáncer de recto y el cáncer de pene. Si llegados a este punto, esta enfermedad no llega a diagnosticarse pronto, la evolución del cáncer puede provocar la muerte.

¿Cómo es posible prevenir el VPH?

Lo principal es utilizar protección (preservativo) durante las relaciones sexuales, sobre todo si se tienen diferentes y variadas parejas. Teniendo en cuenta que el contagio no produce a corto plazo ningún síntoma, a no ser que aparezcan las citadas verrugas, es posible trasmitirlo de persona en persona a través de la mucosa que entra en contacto con los órganos sexuales interiores y externos.

Por otro lado, las revisiones médicas son necesarias al menos de carácter anual y de forma más habitual si se practica el sexo sin pareja estable. Aquellas mujeres en edad sexual activa deben solicitar igualmente, como método responsable y efectivo a largo plazo, que evite el contagio y la propagación, el ser vacunadas contra este virus lo antes posible.

La vacuna contra el virus del papiloma humano proporciona una excelente protección contra aquellos tipos de virus que tienen mayor riesgo de provocar verrugas genitales (tipos 6 y 11) y  cáncer (tipos 16 y 18).

Fuente