Rechazo a amamantar, apuntando con el dedo

Es muy raro encontrar madres que manifiesten abiertamente su deseo de no amamantar a sus hijos recién nacidos, creo que durante mi no muy larga experiencia me he visto enfrentada a solo dos casos, uno de ellos hoy. Considero que es un tema no menor, sin embargo al querer investigar sobre este tipo de casos la información disponible no es mucha o por lo menos no es de fácil acceso.

Amamantar o no es mas que nada una decisión personal y mas allá de querer encontrar una respuesta a este tipo de conducta me gustaría abordar algo que a nadie le enseñan: como “tratar” a estas pacientes cuando manifiestan su deseo de no amamantar y cuando digo  “tratar” no hablo de darles un tratamiento, hablo de como enfrentarse a ellas, como educar sin ser invasivos y como evitar hacerlo desde el prejuicio.

Cuando trabajas en maternidad pasas la mayor parte del tiempo en función de la lactancia, apoyando, guiando y muchas veces consolando madres angustiadas cuando la tarea se les hace cuesta arriba. Desde un principio cae en sus hombros la presión de familiares (especialmente suegras y cuñadas) y personal de salud para amamantar, que tómalo así, que usa esta crema, etc. Por esto mismo cuando una madre manifiesta su deseo de no amamantar se produce un quiebre, llueven los juicios valoricos, las criticas y las peleas. Poco importa el trasfondo del asunto, si no quiere dar el pecho es mala madre y punto final…NO! Todas en mayor o menos medida quieren y adoran a sus recien nacidos, el apego existe igual y muchas de estas madres han tomado la determinación desde mucho antes del nacimiento por lo que es muy raro que se logre hacerlas cambiar de opinión facilmente y mas ahora que con el libre acceso a la información en internet es muy poco probable que desconozca los beneficios de la lactancia materna y las consecuencias de no amamantar. Cada una de estas mujeres tiene su motivo, algunas lo manifiestan abiertamente y otras prefieren guardarlo para si mismas, sea cual sea el caso nuestra conducta debe ser siempre la misma.

Nuestra labor entonces no está en apuntar con el dedo, la tarea de cada uno sigue siendo la misma: EDUCAR DESDE EL RESPETO. Informo, contengo y respeto, porque decidir no amamantar no es tarea fácil, porque a esa persona le toca nadar contra la corriente y no vamos a ser nosotros los encargados de hacer mas difícil la tarea de enfrentarse a una sociedad que critica antes de preguntar.

 

Comments

  1. Pauli says

    Creo que es sumamente importante escuchar antes que criticar, no debe haber sido una decision facil y mucho menos el tener que escuchar los reproches de sus familiares, no sera menos madre ni tampoco amara menos a su hijo; y nosotros como profesionales de la salud debemos ser cautos y justos y no actuar como conocedores de la verdad absoluta.
    Carinos
    Pauli.

  2. says

    Muchas dejan de amamantar por depresión, por eso es importante lo que dices, sobre no hacer prejuicios ni juicios de valor, si no ver el trasfondo del rechazo a amamantar

Trackbacks