El lavado de manos: Una estrategia de todos.

El próximo 15 de octubre se conmemora el Día Mundial del Lavado de manos, y como un modo de adelantarnos a la fecha, me permito comenzar haciendo eco de la campaña impulsada por la OPS/OMS respecto al tema:

“Las manos limpias salvan vidas” fue el lema del año 2011, y vaya que son ciertas estas palabras.

El lavado de manos con jabón es, en efecto, una actividad que sí logra salvar vidas. Aún cuando estamos en año 2012, existen regiones del mundo que permanecen en condiciones de extrema pobreza e insalubridad y a la vez, en todos los países, tanto desarrollados como en vías de desarrollo, existen enfermedades transmisibles que cobran mayor relevancia durante los meses estivales y otras que permanecen durante todo el año.

Las enfermedades entéricas, que principalmente afectan a la población infantil, podrían reducirse notablemente si todos tuviesen el hábito de lavar sus manos con jabón antes de manipular los alimentos y alimentar a los niños, después de ir al baño o al llegar a casa, constituyéndose en una de las maneras más efectivas y económicas de prevenir enfermedades diarreicas y respiratorias que son responsables de la mayoría de muertes infantiles. Cabe destacar que, a nivel mundial, más de 3,5 millones de niños y niñas cada año no llegan a celebrar su quinto aniversario de vida debido a la diarrea y a la enfermedad respiratoria aguda (Fuente OMS).

Por otra parte, en  nuestro cotidiano como adultos -si bien transcurrimos de un lado para otro y en diez cosas a la vez- es importante tener en cuenta la importancia de una adecuada higiene de manos en situaciones claves, privilegiándose siempre y en la medida de lo posible el lavado con agua y jabón. Si bien es cierto que en la actualidad contamos con medidas sumamente prácticas y cómodas para todos, tal como es el uso de dispositivos en gel, luego de 3 o 4 usos de éste en forma continua, se recomienda que el siguiente lavado de manos sea, precisamente, volviendo a lo esencial: Agua y jabón.

Como profesionales de salud, la práctica del lavado de manos es la base del desarrollo de una rutina de trabajo saludable y segura para nuestras unidades y pacientes a nuestro cargo. Los comités de Infecciones intrahospitalarias son enfáticos al insistir en la importancia de una correcta técnica de lavado de manos clínico y/o quirúrgico (según sea el caso) como el método más sencillo y eficaz de prevención de infecciones nosocomiales, que se traduce entre otras en aumento de periodo de estadía y nuevas infecciones en pacientes, aumento de costos hospitalarios, entre otros.

Estrategias para abordar un tema que es a la vez tan sencillo se trabajan en forma continua a distintas escalas y desde distintos frentes en salud a nivel global. Pero como siempre digo, la responsabilidad, finalmente, nace desde cada uno de nosotros. Tomar conciencia que podemos cuidar nuestra salud desde acciones básicas y al alcance de nuestras manos es lo principal, y desde ahí hacia nuestros entornos.

Por lo mismo, recordemos siempre la frase inicial de este artículo: “Las manos limpias salvan vidas”, y ayudemos a tomar conciencia este próximo 15 de octubre y todos los días en nuestras acciones cotidianas.

Comments