Contacto

¿Comentarios, sugerencias, problemas técnicos, negocios, publicidad? no dudes en contactarnos mediante el formulario o directamente escribiéndonos a contacto@matasanos.org

También puedes encontrarnos en:

asd

Artículos

Octubre 9, 2012

Debatiendo sobre ley de derechos y deberes. Una mirada crítica.

Autor

Dafne Arenas

Nutri-espartana en la unidad de Neonatología del H.Sótero del Río,talibana de la lactancia materna y colaboradora de Matasanos. Interesada en generar debate respecto al tema de la alimentación y su importancia desde el embarazo hasta la vejez.

Durante estos días se ha hablado mucho sobre la entrada en vigencia de esta ley. Sin ir más lejos, en este mismo sitio @rgennero ha explicado de manera muy clara los puntos principales que contempla.

Sin embargo, creo que es necesario generar debate sobre las implicancias que trae consigo la aplicación de la ley en nuestros lugares de trabajo.

De partida, si vemos la imagen que acompaña este post, apreciaremos que son muchos más los derechos que los deberes, detalle no menor.

Por otra parte,considero que el buen trato recíproco entre paciente y prestador de salud es algo básico, natural, que ni siquiera tiene posibilidad de cuestionamiento.

Si bien sabemos que las habilidades sociales no se aprenden en la Universidad, lo mínimo que podemos ofrecer a una persona que acude a nosotros en busca de ayuda es un poco de empatía y buenos modales, aún cuando estemos enfrentando una situación conflictiva o su paciente claramente no “lo pesque”.

Por lo mismo, me parece que habla muy mal de nosotros tener que normar lo que debería ser algo tan natural como un buen trato entre personas. ¿Acaso no es obvio?

No descarto que usted pueda pensar distinto a mi. De hecho, esa es la idea, generar discusión. Quiero que se entienda, no estoy diciendo que la ley es mala. Estoy diciendo que el foco se está poniendo en un lado equivocado. Me explico: dentro de los derechos de los pacientes se encuentra “recibir un trato digno”. Suena muy bien, ¿verdad?

Ahora, yo me pregunto, qué significa esto para una señora de un Cesfam de una comuna de bajos recursos comparado con lo que significa para un caballero que asiste a una clínica de lujo.

Podemos decir que “es obvio”, que se “entiende”…pero, ¿es así realmente?

Recordemos que el trato digno incluye,entre otros y lo que he rescatado de las declaraciones de los involucrados: infraestructura adecuada y atención oportuna (¿le parece familiar?). Le pregunto entonces,estimado lector, ¿cómo podemos hablar de atención oportuna con el déficit de profesionales con que cuenta la atención primaria? ¿depende de nosotros, quienes tratamos directamente con los usuarios, mejorar la infraestructura de la que también nos quejamos?. También hay situaciones que generan conflictos donde no los hay, aumentando los reclamos en la OIRS, muchas veces injustamente; como esa persona que fue muy disgustada a hablar con el director porque lleva 2 horas esperando que la atiendan (llegó a las 9:00), cuando su hora era a las 11:00 de la mañana. ¿Le ha pasado a usted?

Y suma y sigue. Si un Cesfam no cuenta con más de dos médicos para una población de 20.000 personas, ¿cuántos reclamos a la Superintendencia de Salud tendrán que llegar para que se pueda contratar un tercero? ¿Bastará con eso? ¿Existirá la disposición para aumentar REALMENTE los incentivos para que más profesionales opten por la atención primaria?

Seamos claros, es necesario avanzar en una mejor relación paciente-profesional, urge que, ante profesionales que efectivamente tratan mal a sus pacientes existan sanciones para los primeros y protección para los segundos. Pero no podemos tapar el sol con un dedo, lamentablemente existen falencias que no se arreglarán con esta ley y cuyas soluciones no están en nuestras manos, siendo meros trabajadores al servicio de la salud pública.

Al menos desde mi punto de vista, sesgado por mi trabajo íntegramente en atención primaria, esta ley no tiene el suficiente sustento para ser llevada a cabo.Nosotros mismos podríamos dejar un reclamo ¿no?: “box insuficientes”, “no se cuenta con los medicamentos necesarios”, “faltan profesionales para abrir las agendas”,etc.

Para que vean que no soy la única, revisen las críticas a la nueva ley aquí, de parte de la Asociación de Médicos de la Atención Primaria.

No es la idea ser pesimista,la verdad es que dentro de todo sí hemos tenido avances y quienes llevan más años que yo en esto lo podrán corroborar. Sin embargo, humilde y personalmente, creo que esta ley es un arma de doble filo, principalmente porque cada vez se le otorga mayor oportunidad a los usuarios para criticar, pero con escasa difusión de todo el empeño que ponen a diario quienes trabajan con esos esquivos recursos que, como te enseñan en la U, “siempre son escasos”.

Otra arista de la misma ley, desde el punto de vista de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva.

Por último, si trabaja en APS y tiene el tiempo, asista a esta capacitación de Iter Chile, que tratará sobre la tan mentada ley (nunca está de más informarse).

Ahora que ya leyó todo, siéntase libre de tirar la primera piedra…o apoyar la moción.

Hay 3 comentarios en esta publicacion

3 respuestas a “Debatiendo sobre ley de derechos y deberes. Una mirada crítica.”

  1. Super de acuerdo con tu columna.

    Trabajo en APS… soy buen médico durante las mañanas (paciencia, tranquilidad, asertividad diagnóstica), pero en la tarde me pongo reguleque (fatiga, lentitud diagnóstica, intranquilidad).

    La fatiga laboral es frecuente en estas largas horas de consulta y debe ser enfrentada activamente en la organización. Lamentablemente los directivos usualmente se preocupan por el número de pacientes atendidos y no por la calidad de la atención.

    Me molesta también cuando se habla del buen trato como algo individual (buena crianza) y no se revisan las condiciones de producción en que se trabaja. Apuesto que hasta Patch Adams atendería mal si trabajara atendiendo a un paciente tras otro desde la 8 AM a las 17 PM.

  2. Dafne dice:

    Precisamente, cuando no se tienen las condiciones es difícil lograr la atención “ideal” que uno desea entregar.
    También concuerdo contigo en lo del asistencialismo, es más importante el número de atendidos que la calidad o el enfoque preventivo.

  3. lucia dice:

    Soy usuaria…y en verdad da pena como el gobierno contrata tan pocos profesionales y no mejoran los sueldos….Tuve la oportunidad de darme cuenta como aca en un consultorio de los angeles , un doctor le toco atender a mucha gente, a lo cual no examino para nada. A mi me pregunto que le sucede anoto, me indico los remedios y chao no estuve ni un minuto en la consulta, y no exagero. También me toco otra oportunidad en el hospital de los Angeles, vi a una anciana que me conto que llego a las 4 de la tarde y ya eran las 11 de la noche y todavia no se podia ir ya que tenian que hacer otros procedimientos. Y yo a las 10:00 rogando a alguien que me sacara la aguja del brazo del suero, ya que no habia disponible. Habian como 4 personas como yo que estuvieron mas de una hora con la aguja.
    Mire hay de todo, pero no falto un profesional de la salud de un consultorio que me trato con ironía y burla… y yo manteniendo el respeto y eso que eran las dos de la tarde. (refiriéndome al cansancio)Hay casos y casos….pero en general encuentro que las personas que trabajan en salud las tienen demasiado sobrecargados con trabajo y el pago es poco, muchas exigencias y pocos recursos para ellos.

Agregar un comentario