Contacto

¿Comentarios, sugerencias, problemas técnicos, negocios, publicidad? no dudes en contactarnos mediante el formulario o directamente escribiéndonos a contacto@matasanos.org

También puedes encontrarnos en:

asd

Artículos

September 27, 2012

La importancia de mantener la esencia en salud.

Autor

FelipeCortesLeddy

Felipe (@FelipefromChile) es Enfermero egresado de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, combinando labores asistenciales en el sistema público de salud con un desempeño muy activo en temas de salud y bienestar a través de redes sociales, blogs en medios de comunicación y sitios institucionales. Entre otras, cuenta con experiencia en el manejo de cuentas institucionales de organizaciones de salud a nivel nacional, teniendo a su cargo la agenda digital de Salud Responde, del Ministerio de Salud, así como también la representatividad en ONGs y grupos de autoayuda a nivel internacional. Recientemente, se incorporó al equipo de Matasanos y forma parte del equipo gestor de "Viralizando", pìonero en Salud 2.0 en Chile.

Comienzo esta reflexión basándome en mi trabajo asistencial  de todos los días en el sistema público de salud.

El día de ayer me encontraba con algunos alumnos de cuarto año de la carrera de Enfermería, quienes se mostraban muy entusiasmados de comenzar su práctica en la Unidad de Paciente Crítico: Estar en contacto con pacientes de cuidado, ver la posibilidad de ver y aprender algunas técnicas de enfermería, la asistencia en procedimientos invasivos, eventual manejo en  urgencias y, en general, el reforzamiento de su teoría en la materia, constituía todo un desafío en la materia.

Mientras los observaba y veía en su expresión su entusiasmo por todo lo nuevo, nació profundamente en mi la necesidad de compartir y recalcar tres aspectos importantes que para mi fue esencial comprender, y que con casi diez años de trabajo como profesional, han ido ganando cada vez mayor significado:

1)    Trabajo en equipo: Concebir a tu grupo de trabajo como un solo cuerpo, en donde todos los eslabones de la cadena son igualmente importantes y necesarios es de las primeras lecciones que debemos integrar en nosotros. No basta solo con hacer uno bien el trabajo, de forma individual: Si existe algún problema dentro del equipo de trabajo, está la responsabilidad implícita de ser parte del mismo, y de la solución también. Por tanto, el éxito del trabajo en salud radica en la suma del trabajo responsable y dedicado de cada uno de sus integrantes, individualmente y en conjunto. Todos somos importantes, tenemos opiniones y formas de mejorar y optimizar la labor de todos los días en lo que constituye nuestra “casa laboral”.

 2)    Calidad humana: En mi experiencia, es tremendamente fácil ir perdiendo el norte al momento de sumergirnos en los tecnicismos y especializarnos  en áreas  específicas. El valor del conocimiento (es cual por supuesto es sumamente importante en nuestra labor) toma un cariz más ligado al individualismo, la arrogancia y la competencia poco favorable cuando éste se superpone a la calidad humana de la atención, específicamente desde el punto de vista de la comunicación entre pares, la relación con el paciente y su entorno familiar. Es lamentable cómo muchos profesionales consideran más valorable el conocer de pies a cabeza el manejo de la ventilación mecánica que el demostrar empatía con el paciente, el manejar situaciones con calma y resolutividad o bien la capacidad de enseñar y apoyar de buena manera el proceso de un colega que recién está comenzando en nuestra área de trabajo.

 3)    Constante aprendizaje: Considerarnos estudiantes de por vida, tanto en la esfera laboral como personal, otorga un sentido de mayor frescura en el trabajo diario: Tenemos conocimientos, pero siempre vamos adquiriendo cosas nuevas y podemos realimentarnos de miembros de todo el equipo de salud. La capacidad de asombro en este sentido se va fortaleciendo y vamos ampliando un poco más nuestra visión y concepción como profesionales.

Debo decir que, luego de estas palabras, las caras de los estudiantes cambiaron notoriamente, y aunque en un comienzo me preocupé un poco por sentir que quizás había liberado demasiada información en ese momento, ellos se quedaron pasmados por unos segundos y luego salieron a sus labores con una actitud más calma que a su llegada y muy adulta.

Ese es precisamente el mensaje que siempre intento compartir y vivir desde mi mismo al momento de trabajar: Más que sentirnos perfectos, se trata de saber que estamos trabajando con seres humanos, en un contexto humano. Realizar la labor con una actitud gentil, entregada para el área que tenemos a nuestro cargo y realizarla lo mejor posible, es nuestra responsabilidad. La gestión del conocimiento, más que constituir un beneficio para nuestro currículum, debiese ir orientado hacia una mejor calidad de nuestra atención al paciente y en nuestra área de trabajo. El conocimiento es, por tanto, un constante compartir y replicar, porque es ahí donde se establece una diferencia y la calidad de un profesional.

La gestión del cuidado en Enfermería es fundamental. Todo lo anteriormente puede leerse muy bien, pero no estoy hablando de ningún imposible. Si cada uno de nosotros, partiendo desde la propia experiencia, hace lo mejor posible, y siempre a una escala de buenas relaciones humanas, puede lograr transformaciones sustanciales, que van desde una mejor actitud al momento de trabajar y un mayor sentido de pertenencia con la institución. No perdamos la esencia, es la invitación constante en nuestra labor en salud.

Sin comentarios en esta publicacion

Leave a Reply