Vegetariano en fiestas patrias (¿chancho en misa?)

Si usted es chileno (a), coincidirá conmigo en esto: un hecho irrefutable durante las fiestas patrias es que su patriotismo es directamente proporcional a la cantidad de carne, longanizas y empanadas que coma en estos días, o no?

Actualmente me encuentro en la zona huasa por excelencia (séptima región para los despistados) y aquí si que es tema tener 5 días para celebrar.

De partida el asado es de cerdo, la longaniza no puede faltar y las empanadas, obvio, se hacen en casa.  He tenido pacientes que me han confesado que se pueden comer fácil unas 5 empanaditas sin inmutarse, como aperitivo.

Frente a este panorama, el que osa decir que no come carne, tiene calidad de exiliado. Casi de hereje.

Debo confesar que en mis tiempos universitarios, a pesar del boom del vegetarianismo en este último tiempo, la información científica con respecto al tema era muy poca. Si bien uno como profesional debe buscar también fuera de lo que te entrega la universidad, convengamos que en los años en que internet no era tan masivo costaba bastante la parte de la autoeducación.

Actualmente vemos cómo las diversas corrientes contrarias al consumo de carne se confunden, se mezclan y se vuelven incomprensibles para muchas personas que no comparten estos intereses. Es más, quienes intentan mantener este estilo de vida son atacados por los amantes del bistec con argumentos tan absurdos como intolerantes (el ejemplo más burdo es este afiche)

Muchos dejan de comer carne por amor a los animales, otros porque les causa problemas digestivos, algunos porque es más ecológico, en fin -independiente del motivo – se ha vuelto una tendencia mundial y a la vez un foco de bullying desatado de parte de algunos omnívoros.

Siendo súper honesta, creo que los nutricionistas tenemos una deformación profesional tremenda que nos hace desconfiar de este estilo de vida, ya que lo primero que nos enseñan es que la alimentación debe ser “completa, equilibrada y variada”, aportando todos los nutrientes que necesitamos en las cantidades adecuadas.

Sin embargo, hay un aspecto fundamental que tiene que ser considerado y es que la dieta también debe ser adecuada a las ideologías de cada persona. Si de ninguna manera ofreceríamos en la India carne de vaca, ¿bajo qué pretexto obligamos a un vegano a consumirla?

Ojo, tampoco hay que descuidar el último aspecto pero no menos importante, la inocuidad de la dieta. Que sea adecuada no significa, por ejemplo, favorecer la adhesión a dietas restrictivas como ingerir sólo lechuga durante una semana o beber por 3 días sólo té verde (ejemplos locos que se me ocurren en este momento, no crea que hay gente que hace estas cosas, por favor).

Y es que sinceramente una dieta vegetariana es súper factible de realizar. Consideremos (y en esto  los matasanos saben mucho más que yo) que actualmente, la oferta de suplementos es enorme.

Vamos por parte.

En el caso de los ovo-lácteo-vegetarianos, realmente no hay mucho que agregar, salvo el hierro en caso de anemia (sobretodo en mujeres, ya que debido a la nunca bien ponderada menstruación, nuestros requerimientos de este mineral son más altos que en los hombres). Fíjese bien, dije “en caso de anemia”;es necesario hacerse exámenes y comprobar qué tan efectiva está siendo la dieta, no asumir desde un principio que sufrirá esta enfermedad (recordemos que cada organismo es diferente).

Ahora bien, si tenemos el caso de un vegano, lo del chequeo médico va sí o sí. Sin discusión. Sencillamente porque los requerimientos de calcio, hierro y vitamina B12 son muy difíciles de cumplir si no se consumen productos de origen animal. El tema es que se deben ajustar los suplementos a las necesidades y también buscar las alternativas adecuadas en los alimentos fortificados, que han sido una gran ayuda para quienes desean mantener esta alimentación.

Reconozco que para nosotros es mucho más fácil que usted coma carne. De hecho, los vegetarianos casi no van a la nutricionista porque  se cobra muy caro por atenderlos, cuando en ningún caso se estudia como especialidad (esto da para un análisis más acabado,pero que quede claro que debería ser parte de la prestación normal dentro de nuestra profesión).

Para quienes busquen informarse bien, con lenguaje sencillo y buen apoyo bibliográfico, esta imperdible página española es una buena alternativa http://www.unionvegetariana.org/

Y para  ponernos a tono con el ambiente de celebración, aquí les dejo un listado de las fondas vegetarianas repartidas en el país (me avisan por interno que también reciben a omnívoros curiosos). Excelente iniciativa de Vegetarianos Chile http://www.vegetarianoschile.cl/panoramas-fondas-vegetarianas/

Por último, recuerde que, vegetariano o no, los excesos este 18 le pueden pasar la cuenta igual. Si no me cree, pregúntele a la comadre Lola.

Comments

  1. Sober says

    Discrepo en parte contigo, no soy nutricionista, no soy médico, pero soy vegano hace varios años, años en los cuales nunca he consumido un suplemento, años en los cuales he hecho bastante actividad física, y años en los cuales me he informado bastante para llevar una vida vegana responsable.

    Los médicos nos hablan mucho de las bondades de la carne, la leche, huevos y miel pero poco nos hablan de que la gran cantidad de enfermedades existentes son provocados por este grupo de alimentos, poco nos hablan de los problemas cardiovasculares que provocan, de que la diabetes está altamente influenciada por estos alimentos (la que la gente se enfrasca solo en el “azúcar” para hablar de esta enfermedad, problemas a los huesos, obesidad, sedentarismo y un enorme etcétera.

    Proteínas y calcio hay en la mayoría de los alimentos (es una aberración creer que las proteínas son exclusivas de la carne), lo mismo pasa con los minerales, para que hablar de vitaminas, no hay mejor fuente de vitaminas que los vegetales.

    En cuanto a la vitamina B-12, los animales la obtienen a través de las bacterias que consumen y aun así, la anemia no es algo tan recurrente en veganos (he visto mas anémicos omnivoros, es verdad)

    En lo personal creo que una dieta vegana es mucho mas sana que una omnivora, y el mejor ejemplo es el diario vivir, en la universidad, mi trabajo y actividades que realizo me he fijado que los omnivoros pasan enfermos, pasan en el doctor, en mi caso no he sufrido ni si quiera un resfrío en mas de 5 años (y ojo que en mi tiempo libre soy montañista), me considero bastante activo, siempre alegre y de buen ánimo, y esta realidad no está muy alejada de el resto de veganos y vegetarianos que he conocido.

    El tema va simplemente en ser responsable, no en lo que se coma, si no como se coma, si alguien quiere ser vegano y piensa que para ellos su dieta debe estar a base de solo lechugas y tomate es obvio que tendrá un problema nutricional serio a futuro.