¡Llegó la primavera! ¿Alegría para todos?

Ayer comenzó la primavera en nuestro hemisferio sur. Los termómetros lentamente tienden al alza, la luz del día paulatinamente nos acompaña más, las flores dominan el paisaje como antesala de las verdes arboledas que pronto vendrán, el aire y los rostros son diferentes, en fin, lo alegre y positivo es lo que predomina en cualquier tertulia o discusión parroquiana.

¿Pero es realmente así? Para algunos -por suerte, pocos- es una época del año bastante gris. Y no me refiero a aquellos que sufren de alergias. Hablo de aquellos que cometen suicidio.

La mayor cantidad de suicidios durante el año ocurren en las estaciones veraniegas: primavera y verano. Las tasas son contundentes a nivel mundial, con gran diversidad de ejemplos: EE.UU., China, Taiwán, AustraliaFrancia, Reino Unido, Irlanda, FinlandiaHungría, Puerto Rico, Chile, por nombrar únicamente las que he leído personalmente. Todos ellos han reportado una concentración del suicidio en estas estaciones.

La razón de este fenómeno no se conoce. Existen hipótesis, y lo único que dejó de ser hipótesis y pasó a ser un hecho demostrado es lo multicausal del fenómeno. El suicidio es un evento determinado por elementos biológicos, ambientales y culturales -como todo en salud mental-. A modo de ejemplo, en Australia hay un aumento de suicidios en primavera y verano en la población descendiente de ingleses -lo esperable- y en cambio esta tasa se mantiene invariable durante el año en la población aborigen.

Así como existe en Chile la llamada “campaña de invierno”, esto es, un período del año que se priorizan recursos físicos y humanos para las enfermedades invernales, podría existir un concepto similar que priorice recursos en esta época para el abordaje de urgencia del suicidio. Al fin y al cabo, un intento de suicidio frustrado grave muy probablemente llegará a una UCI, con las grandes poblaciones que atienden nuestros hospitales es muy fácil que coincidan un par de casos similares, y sin darse cuenta, ya tenemos cuarta parte de una UCI copada por intentos de suicidio en desmedro de otras patologías igual de importantes.

Este 10 de Octubre es el Día Mundial de la Salud Mental. Para los sureños, vaya coincidencia, nos cae en primavera. Con algo más de reflexión podemos darle mayor sentido a esa fecha y aumentar su impacto público. La primavera es alegría, que así sea para todos.

Comments