Vagina: ¿Palabra Prohibida?

 

 

 

 

 

 

Un artículo publicado recientemente en la británica BMJ no pudo dejar de llamar mi atención e inmediatamente pensé que era un tema para @Matasanos .

El articulo en cuestión, escrito por la Medico Familiar (GP) Margaret McCartney tiene como titulo The V word: selling genital hygiene products to women y describe como compañías que pretenden vender productos destinados a ayudar a la mujer a conservar la “frescura” (lo interpreto como traducción de freshness para este caso) en sus genitales están evitando la palabra “vagina” en los procesos de marketing.

Fue el caso de la marca inglesa FreshFem (www.freshfem.co.uk ) la cual fue criticada por promocionar jabones, desodorantes y toallas diseñados para los genitales femeninos con el slogan “como quieras llamarlo, amalo” (whatever you call it, love it). Acto seguido, en el comercial aparecían un montón de eufemismos sin por supuesto mencionar ninguna parte anatómica esta claro.

Esta pieza de marketing causo gran movimiento en las redes sociales, donde la critica fue destemplada caracterizada principalmente por considerar ridículo el comercial. La agencia a cargo retiro la pagina de facebook sin embargo se defendieron comentando que el modelo original ocupaba la palabra vagina, la cual tuvieron que retirar debido a que fueron advertidos que crearía una desagradable impresión en la audiencia.

Los fabricantes del producto relataron que como parte del estudio de marketing preguntaron a 600 mujeres como ellas se referían a sus genitales…. 189 nombres diferentes fueron entregados, de los cuales la palabra vagina solo se nombre 7 veces.

El tema de si el objetivo de la publicidad de freshfem es correcto (desodorantes para textual : “limit the development of odour to leave you feeling fresh and confident.” o toallas para un “instant boost of freshness”) respecto de la utilidad , necesidad o eficacia de estos productos, la autora reflexiona si como parte de la cultura anglo esta implícitamente prohibido – o no preferido – el uso de vagina en la publicidad.

El punto es que quizas algo parecido pasa en Chile o Latinoamérica donde este tipo de avisos comerciales para estos productos “femeninos” también existe, sin nombras las cosas por su nombre. ¿Deberian hacerlo?

Comments

  1. Mario Hitschfeld says

    Original el tema planteado, rgennero. Felicidades!! Pero te faltó más polémica, molestar a algún grupo de interés. ¿Qué tal a las iglesias cristianas? ¿No será su modo de abordaje de la educación sexual lo que favorece esto? ¿O la inmadurez globalizada que hace de todo un morbo?

  2. Joe says

    Yo creo que el problema no va tanto por la empresa como por nuestra sociedad. Como leía en un libro hace poco, somos extremistas respecto a nuestra sexualidad: Para hablar en forma chistosa hablamos del pico, del choro, la zorra, etc y un montón de eufemismos mas. Pero para aplicarla en otros contextos, nos complicamos enteros. En pareja, con nuestros pacientes, en clases, etc (o en este caso, en el marketing).
    Nos cuesta aceptar las cosas como son y tratamos de disfrazarlas lo más posible, para no sonar tan “agresivos”

  3. says

    Que existan esta clase de productos me parece antinatural para empezar. Que usen los medios de comunicación para inculcarnos que el olor natural de la vagina es malo, y que es una cavidad sucia per se por lo cual necesita de estos “productos” para eliminar ese olor y suciedad es el mayor problema. Frente a eso, que no quieran llamar por su nombre a la vagina, clítoris, labios vaginales o cualquier estructura presente ahí, parece secundario. O quizás, ambas cosas vienen de la misma raíz: a mi juicio, que hasta los días de hoy nos educan pensando que nuestros genitales son sucios, y lucrando de esa creencia para venderte un jabón o desodorante que en realidad no necesitas, y que incluso puede generarte más problemas que los que supuestamente vas a evitar.

  4. SBG says

    Vi el título y entré emocionado a leer, pero mi desilusión fue mayor. Con respeto al autor, que nos trae temas interesantes con mucha frecuencia, quería mencionar algunos puntos.
    La biografía del autor es casi más larga que el post. No hay desarrollo del tema, hay faltas de ortografía, abuso de paréntesis (en vez de redactar un poco mejor) y párrafos que no se entiende la idea, como por ejemplo, el penúltimo.
    Por lo demás, es un tema que puede ser de interés y sería de valor una opinión al respecto.

    Ahora, si todo esto fue una estrategia de marketing, son unos genios.

    Un abrazo.

    P.D: Ah, y como estamos en Chile, y se puede tomar a mal: “en buena si po”.

  5. Isabel says

    Eso también pasa cono otros productos, como el papel higiénico… que te nombran un montón de “valores” y “beneficios” sin mencionarte nunca para lo que se usa. Sin embargo, por ejemplo, en los comerciales de desodorante se menciona la palabra “axila”… los tabúes del lenguaje nada más. La diferencia es que la palabra p*oto o c*ulo, si las mencionamos más seguido que la palabra vagina.

  6. Cami says

    Organizando la despedida de soltera para una de mis mejores amigas me ocurrió algo muy similar; habían imágenes fálicas para “tirar p’al cielo” – todo lo que son chocolates, servilletas, moldes, pasteles, ¡incluso velos! – pero absolutamente ninguna imagen de una vulva. Eso me dejó pensando en 1) lo monotemáticas de las despedidas de soltera y 2) las diferencias de género (tema que salta cada vez más a la vista).

  7. Nancy says

    Vagina, vagina, vagina… Repitámoslo mentalmente un par de veces al día y veremos que la palabra no tiene nada de malo!
    Una vagina sana, tiene sus propios olores naturales, que no son desagradables, así como TODO EL RESTO DEL CUERPO y como ya lo dijeron antes, el pensar que es una cavidad misteriosa, sucia e innombrable no le hace bien a nadie. Al contrario, impide que las mujeres conozcan su cuerpo, lo amen y lo cuiden como corresponde.