Festejar a la Teta

Este es un post invitado de Ángeles Arenas.

Desde siempre la lactancia materna ha sido un tema recurrente en mi vida personal y profesional. Inicialmente, de una forma muy teórica, estudiada y limitada a lo que “recomienda la norma”, para luego, a medida que vivenciaba la potente experiencia de maternar, transformarse en algo tan natural que sólo bastaba reconocerme como mamífero para seguir mi instinto y entrar en el maravilloso mundo de mi recién nacido que encontraba en su tetita, la seguridad, confianza, amor y alimento necesarios para subsistir.

Si bien es cierto amamantar es natural, ya que estamos anatómica y fisiológicamente preparadas para hacerlo, es también un comportamiento aprendido que para su inicio y mantención requiere de apoyo y protección permanentes.

En este sentido, a mi parecer,  juegan un rol fundamental:

  • La familia y comunidad, otorgando por una parte, un entorno propicio para que la madre dedique todas sus energías a su hijo, en un ambiente tranquilo y libre de presiones  y por otra, ofreciendo sostén y contención cuando surjan miedos o inseguridades relacionadas con la capacidad de alimentar a su cría.

Una madre con una red de apoyo sólida, esto incluye a las redes sociales al permitir que mujeres de distintos países, razas, colores o creencias compartan sus experiencias en torno a la maternidad, es una mujer que desarrolla confianza y autoestima.

  • Profesionales de la salud capacitados  y motivados en el fomento de la lactancia materna en todos los niveles de atención.

Cada vez es más frecuente la introducción de sueros o sucedáneos en la maternidad con el objetivo de favorecer el adecuado descanso de la puérpera, olvidando la recomendación emanada de la estrategia mundial para la alimentación del lactante y el niño pequeño  OMS-UNICEF (1998) que señala que la lactancia materna es el “estándar de oro de alimentación”, que debe iniciarse precozmente dentro de la primera hora de vida y ser exclusiva durante los primeros seis meses para luego continuar de forma complementaria con alimentos seguros y nutricionalmente adecuados mínimo hasta los dos años de edad . Una buena alimentación durante los dos primeros años reduce el riesgo de enfermedades crónicas así como la morbilidad y mortalidad infantil.

  • Políticas públicas integrales que garanticen  el derecho a una alimentación infantil óptima. En este sentido, considero que es urgente desarrollar campañas en las que amamantar no sea una “elección” sino un acto que no se cuestiona dada su naturaleza.  No basta con centrarse en destacar los beneficios de la lactancia materna, que son indiscutibles.

Es urgente la aprobación de leyes que favorezcan concretamente la lactancia materna, como por ejemplo acceso a educación formal de calidad, existencia de un postnatal real de seis meses (y no de 5.5 meses),  lugares de trabajo aptos para la extracción de leche, jornadas de trabajo con horarios flexibles, creación de más salas cunas, etc, todas medidas tendientes a lograr la igualdad de oportunidades en una sociedad donde la organización laboral es predominantemente masculina.

Si está comprobado que la lactancia materna es  una intervención costoefectiva de salud pública  al disminuir los gastos por conceptos de hospitalización y enfermedad ¿Por qué no destinar más recursos a su promoción?

Amamantar ha modificado mi vida por completo. Me ha dado la oportunidad de fusionarme con mi cría y de satisfacer sus necesidades respetando sus ritmos y tiempos. No ha sido un proceso fácil, por supuesto.

El hecho de vivir en una sociedad machista que promueve los pechos en comerciales y modelos, pero que sin embargo se horroriza cuando ve a una madre amamantar en público, nos obliga a buscar maneras de lactar con comodidad y discreción.

Así surge Thika,  que en lengua Aymara significa flor,  representa el renacimiento de dos madres que desean volver a lo natural y compatibilizar el trabajo con la crianza. Comprende una línea de ropa de embarazadas y de lactancia, confeccionada con telas de buena calidad, livianas y frescas, además de diseño funcional y con estilo.

En el marco de la recientemente celebrada  20° Semana Mundial de la Lactancia Materna, conmemorada entre el 01 y el 07 de agosto,  bajo el lema “Comprendiendo el Pasado-Planificando el futuro, los invito a seguir “festejando a la teta”, a reconocer la belleza femenina, a empoderarnos de  nuestro cuerpo, a valorar el poder  de nuestra leche y por supuesto a decidir qué tipo de alimentación queremos darles a nuestros hijos.

Angeles Arenas Saavedra @Ange_arenass

Mamá de Iñaki. Activista de la teta y pro crianza respetuosa.

Socia fundadora Thika, ropa de embarazadas y de lactancia.

Enfermera-Matrona PUC.

 

Comments

  1. Veka says

    Una reflexión intima y profundamente necesaria en la actualidad. Gracias por mostrar lo que significa la lactancia para muchas mujeres que hemos luchado por mantenerla y disfrutarla… más allá de las cifras, que son contundentes e innegables!!!, está el crecimiento que para muchas ha significado desprenderse de los mitos y enfrentarse a los prejuicios y al sistema laboral que nos juega en contra. Gracias, Angeles!

  2. says

    Una bella reflexión, es necesario tener este tipo de reflexiones, me sorprende demasiado que tengamos que estar continuamente recordando-nos que somos mamíferos, y seres de instinto, pero es necesario, el correr del tiempo ha hecho que estos dos hechos esenciales se hayan olvidado…. Muchas gracias Angeles, y felicitaciones por ese proyecto, muchas bendiciones en ello….

    Emilia, ÑuñuyWawa: Mamá&Bebé.