Sueños, realidades y olimpiadas….y algo de salud pública.

La llegada de los Juegos Olímpicos de verano, suele traer la pasión por una celebración que se vinculó desde sus orígenes a los valores de fraternidad, el juego limpio (aunque no siempre lo sea) y la humanidad en su significado más universal e igualitario. Por otro lado sus ceremonias de inauguración vienen a ser, dentro de lo políticamente correcto, una muestra del poderío político del país anfitrión, aunque quienes organizan no son países sino ciudades. Esto ha sido así desde hace muchas décadas. La olimpiada de Berlín con un Hitler proclamando una supuesta superioridad frente a un Jesse Owens victorioso y transgresor, el saludo del “Black Power de Smith y Carlos en 1968, la desgracia de Múnich en el 72  o hasta el boicot a Moscú en 1980. La política siempre se mezcló con el deporte, el deporte con la política y Londres 2012 no fue la excepción.

En Inglaterra se originó mucho de lo que hace a nuestra cultura occidental. El Reino Unido, como una extensión de su ciudad capital, han sido en gran parte de los siglos XVIII, XIX y XX el centro cultural y económico del mundo, y por esto mismo a quienes esperamos cada cuatro años la ceremonia inaugural no nos sorprendieron algunas de las escenas representadas. Como este es un blog de salud, imaginaran que me estoy refiriendo al comentado acto donde se rindió homenaje al Sistema Nacional de Salud inglés, el NHS.

Por qué no debería sorprender que el NHS estuviera presente en la inauguracion?

El sistema nacional de salud ingles tiene su fortaleza en poder brindar de manera universal cobertura y acceso a servicios y cuidados de salud a una población cercana a 80 millones de británicos. Su solidez se fundamenta en un sistema de atención primaria donde el médico de familia, conocido como GP – General Practitioner – es puerta de acceso al sistema, gestor de sus recursos a través de su práctica clínica y  referente del paciente. El NHS cuenta como segundo pilar, a una serie de hospitales altamente especializados e íntegramente articulados con las universidades donde se forman sus especialistas. Todo esto en el marco de un grupo de Colegios Médicos donde se transfieren los valores más tradicionales sobre el quehacer medico de generación en generación. Por último, su aproximación e inserción a la comunidad lo vincula con los distintos grupos de la sociedad. Al estar financiado por trabajadores y empresarios su identidad lo convierte en un “bien público”. En definitiva, para el pueblo británico el NHS es un orgullo nacional como lo puede ser el Pato Donald a los Estados Unidos de América, si vale comparar.

El ejemplo del NHS británico y el rol de los ingleses en la salud pública no es el único. Hace muy poco al crearse la Comisión sobre los Determinantes Sociales de la Salud de la OMS en 2005, se dispuso que quien la presidiera fuese Sir Michael Marmot, profesor del University Collegue of London. Casualidad? …soy de los que no creen en casualidades les advierto.

En la actualidad, la forma de vida y las desigualdades en cómo la gente vive dentro de una misma sociedad, condiciona un curso de vida donde no siempre la buena salud es el resultado. Lograr o buscar cobertura universal en salud es prioritario como una forma de disminuir esas desigualdades. De hecho, la cobertura universal fue la premisa que sostuvo en su discurso de aceptación de nuevo mandato la Directora General de OMS, Dra. Margaret Chan en mayo pasado. Esa cobertura que hoy enorgullece a los ingleses y que nos mostraron hace solo unos días, se construyó en un momento de progreso y gran crecimiento social y económico del país.

Que ocurre en nuestro vecindario al respecto?

A pesar que aún se sienten las consecuencias de la última y gran crisis económica, América Latina se ha recuperado rápidamente y los países de la Región muestran un crecimiento sostenido. Brasil en este escenario, se está erigiendo como un protagonista de influencia global. Es el mismo Brasil, que entre sus logros muestra al mundo el proceso de implementación de un sistema que esta brindando cobertura a más de 100 millones de habitantes a través de su Sistema Único de Salud – SUS, sistema que está en expansión y planea lograr la cobertura universal de su población dentro de muy poco.

Hoy Brasil aprovecha su momento tal cual hizo el Reino Unido hace decadas, seguramente considerando la importancia que sus ciudadanos le dan a la salud. Según el Latinobarometro de 2011 el principal problema para los brasileros y brasileras es …..la salud!

Pero en nuestro vecindario hay otros vecinos que también están creciendo de una manera sostenida y tangible. Países como Colombia, Perú, Chile, Argentina o México son parte de este grupo. Esto hace que solamente en los últimos 10 años se hayan incorporado a la clase media latinoamericana cerca de 150 millones de personas. Este cambio en el perfil social de la Región, se traduce en mayor acceso a educación y salud. Claramente la movilidad social creara nuevas necesidades y nuevas demandas.

La necesidad de servicios de atención y cuidados de salud que requerirán nuestros países es obvia. La estrategia que hoy se considera como más “costo efectiva” a la hora de brindar atención sanitaria a la población es la de un sistema basado en la atención primaria, que por otro lado permite alcanzar la cobertura universal que la OMS promueve como forma de dar equidad y cubrir una buena parte de lo que se entiende por justicia social.

Este es el modelo que hoy en nuestra Región debemos observar con atención y también como ejemplo de una buena práctica, el del Sistema Único de Salud de Brasil. Por eso, así como los ingleses mostraron orgullosos su homenaje al NHS en sus Olimpiadas, no debería sorprendernos que en 2016 Brasil cambie las siglas NHS por SUS y de esa manera nos muestre a sus vecinos y al mundo que si hay voluntad política y recursos, gran parte de los deseos se pueden hacer realidad. Como el sueño de albergar unas olimpiadas en Sudamérica que será realidad dentro de cuatro años.

Nosotros sus vecinos tenemos un buen ejemplo en el vecindario que copiar, después de todo sus Olimpiadas en 2016 serán las primeras que se realizaran en América del Sur, un buen motivo para sentirlas como nuestras, un buen motivo para ansiar un sistema de salud igual para todos más allá de fronteras.