Contacto

¿Comentarios, sugerencias, problemas técnicos, negocios, publicidad? no dudes en contactarnos mediante el formulario o directamente escribiéndonos a contacto@matasanos.org

También puedes encontrarnos en:

asd

Artículos

Agosto 16, 2012

¿Dime cuanto tienes y diré como te atiendo?

Autor

LeivaRojas

Ser humano feliz / Matrón Partero trabajando en humanizar el nacimiento / Magister en Administración en Salud tratando de aportar en disminuir las inequidades de nuestro actual sistema de salud / Académico de la USACH y la U. Mayor / Librepensador Indignado.

En mi área de trabajo en salud es muy frecuente el tránsito entre el sector público y el privado, lo que obviamente no tiene nada de malo. Lo único que me produce un poco de incomodidad en ese tránsito es la diferencia que hacen algunos equipos (médicos y matronas) en el trato que dan a sus pacientes del sector privado y el trato que dan a sus pacientes del sector público, habló básicamente en términos de información entregada y comunicación con ella. Todas las pacientes que atendemos están siendo madres y viviendo uno de los momentos más importantes de su vida, ¿puede haber alguna diferencia entre ellas que condicione el trato que les damos?, tengo la convicción de que la respuesta es un rotundo NO.

Probablemente debí haber escrito esto hace mucho tiempo atrás, pero hace unas semana escuche una frase que me quedó dando vueltas. El contexto era un asado en la casa de un amigo, una conversación entre dos médicos, uno le dijo a otro “si po’, además si los pacientes están pagando todas esas lucas por la ecografía, tienes que hacerla como corresponde”. ¿Algo no esta bien en esa conversación verdad?, ¿O sólo a mi me llama la atención?, ¿A mayor desembolso del bolsillo del paciente mejor  es el servicio que debo entregar?.

Hay trabajadores que piensan que el sector público es beneficencia, si alguno realmente cree eso le recuerdo que todos pagamos impuestos. Incluso, si así fuera, y el paciente no pagara nada, me imagino que nadie le puso una pistola en la cabeza a aquellos que decidieron trabajar en el sector publico, y por lo tanto tienen del deber de hacer bien su trabajo y entregar prestaciones de calidad.

En enero de este año, Marcela Pezoa, investigadora de Departamento de Estudios y Desarrollo del MINSAL presentó un estudio que señala los elementos que contribuyen a la satisfacción del usuario en salud. El informe señala que algunas de las variables más importantes son la calidez y “humanidad” en la atención, así como también la información expedita y con lenguaje claro. Este mismo estudio señala que la cercanía que se produce entre el médico del sector privado y su paciente disminuye la sensación de desinformación.

El “Estudio nacional sobre satisfacción y gasto en salud” del 2005 nos muestra un párrafo que debe llamar a la reflexión en este tema, cito textual: “En cuanto a la comunicación con el profesional tratante, más de la mitad de los usuarios no recibió por parte del médico información acerca de alternativas de tratamiento ni tuvo posibilidad de participar en las decisiones sobre su salud… estas prácticas son más comunes en prestadores privados, en el último quintil y en el nivel educacional más alto”. Este mismo estudio del 2005 señala que el trato recibido por los profesionales de la salud es calificado como “bueno” sólo por un 28,4% de los usuarios del sector público hospitalizados, en comparación con la percepción de trato “bueno” de un 62,7% de los usuarios del sector privado que se encuentran hospitalizados. ¿Que hacer para mejorar los indicadores del sector público?, la respuesta la entregó Pezoa “La información para el usuarios y su familia se percibe como un elemento vital para sentirse satisfecho, si esta logra entregarse en términos simples y más bien con palabras del cotidiano facilita la sensación de seguridad y confianza”.

El juramento hipocrático  actual sobre el que juran los médicos (así como varios otros juramentos que hacen profesionales de la salud al momento de titularse) señala explícitamente “No permitiré que consideraciones de edad, enfermedad o incapacidad, credo, origen étnico, sexo, nacionalidad, afiliación política, raza, orientación sexual, clase social o cualquier otro factor se interpongan entre mis deberes y mi paciente” ¿Cuánto nos demoramos en olvidar eso?.

Hay 6 comentarios en esta publicacion

6 respuestas a “¿Dime cuanto tienes y diré como te atiendo?”

  1. Hace unos meses el International Journal on equity in Health publicó un artículo ( http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22409902. ) en el que hablaba del gradiente social en la relación médico-paciente. A raíz de ese artículo publicamos un post en el blog Médico Crítico llamado “¿tratamos peor a los pacientes pobres?”
    http://medicocritico.blogspot.com.es/2012/03/tratamos-peor-los-pacientes-pobres.html

    … desgraciadamente la respuesta a esa pregutna sabemos cuál es :S

    buen post (como siempre por aquí).
    Un saludo
    Javi

  2. vilma dice:

    Con todo respeto coleguita, creo q estás mezclando las cosas. Si bien obviamente no podemos discriminar a los pacientes por el dinero q tienen o si están pagando o no la prestación, lo que dices a continuación de la satisfacción de los usuarios es súper relativo. Es distinto tratar de explicarle algo a un paciente con octávo básico a uno con enseñanza universitaria, por ejemplo, yo que trabajo en ruralidad, hay gente que ni siquiera con las palabras más simples te entienden. Por otro lado, qué tanto le puede explicar un médico a un paciente si le dan 10 min para atender a cada uno? Aunque quisieran no se pueden dar el lujo de explicar mucho si tienen un turro de fichas con gente esperando. Sigo convencida que el problema viene de antes, de la educación de calidad, pero desde pre kinder pá delante.
    Saluditos, y todavía espero tu columnaaaaaaa =)

  3. Mario Hitschfeld dice:

    Excelente tema el propuesto en la columna, felicidades LeivaRojas!!

    La opinión de Vilma, la cual impresiona correcta, lamentablemente desvía el foco de discusión.

    Es inaceptable la desigualdad de calidad humana de atención entre sistemas público y privado. Es pragmática y éticamente intolerable.

    Una propuesta bien concreta sería que los jefes de servicio se pongan firmes en ese acápite con sus propios colegas. Las herramientas las tienen.

    Saludos!

  4. TENS dice:

    Fui tens varios años en varios hospitales públicos, vi a varios “profesionales” no tener ni un mínimo de respeto por los humanos a los que trataban porque simplemente eran…pobres. Es cierto que a veces cae uno que otro paciente flaite que se bota a choro y te amenaza pero son los menos. Por cortos 10 minutos pa atender a cada uno, mínimo escucha lo que dice, se comprensivo en su ignorancia, su dolor y su temor. Sean cuidadosos como tratan a sus tecnicos (una vez un galeno me gritoneo por no ponerle pnc a una paciente que clarito en la ficha decia que era alergica) Cierto que las lucas son pocas pero prefiero mil veces trabajar con pacientes humildes y agradecidos que con viejas cuicas que te echan todo su pedigree encima porque tienen mas lucas que tú.

  5. Patricia dice:

    Vilma, si se dignaran a llegar a la hora que corresponde a atender a los pacientes, tendrian mas de 10 minutos en atenderlos y darles la explicaciones, y aclarar las dudas que cada paciente tiene. Aunque yo me atendi en el sector privado, dejo harto que desear la atencion de la matrona a cargo de mi parto, tal vez, por que no me atendi en la clinica mas top de Stgo. tambien hay que ver que la vocacion sea eso, VOCACION y no una carrera en la que es rapido ganar dinero… a costa de los pacientes ignorantes, pobres y pudientes que lleguen a sus consultas.

  6. vilma dice:

    hola Patricia, no te conozco, no sé si conoces un consultorio por dentro, pero te cuento que generalmente a los médicos les citan pacientes a cada 10 minutos, no es cosa de “dignarse” en llegar a la hora, es lo que exigen los jefes, que deben atender 5 o más pacientes por hora, es una cosa de “rendimiento”, no sé si me explico. Y eso se da lamentablemente por una cadena de sucesos que me da lata explicarte pero tiene que ver con los recursos que le entrega el Estado a la Salud Pública. Saludos.

Agregar un comentario