Pedaleando por el Bienestar Físico, Social y Mental

Pedaleando por el bienestar físico, social y mental.

El 7 de agosto pasado, el Movimiento Furiosos Ciclistas inició la cicletada número 200 de su historia a las 20:00 horas en la Plaza Italia de Santiago. Esto, con el fin de manifestar a los habitantes los beneficios de este medio de transporte y, además, exigir respeto a los derechos del ciclista.

Compartir las calles con los automovilistas, construir ciclovías en las principales avenidas (de tránsito, no de paseo), estacionamientos seguros en los principales centros urbanos y una ley que nos reconozca, norme y proteja.

Medicina sobre ruedas…

Subirse a una bicicleta es un deporte que nos permite movilizarnos de forma económica y sin producir ninguna contaminación ambiental, además de ser entretenido, tiene beneficios en la salud de las personas a nivel físico, mental y social.

Dentro de sus beneficios se obtienen:

Disminuye el Sedentarismo y Obesidad, Mejora la Calidad de Vida, Minimiza los efectos de la Depresión, Mayor flexibilidad de Músculos y Articulaciones, Relaja el Sistema Nervioso, Mayor capacidad Ventilatoria Pulmonar, Maximiza la potencia Cardiaca, Disminuye los riesgos de lesión en la Columna, Mejora la calidad de los Huesos.

En el cuerpo humano.

En la rodilla.

Una de las causas del dolor de rodilla a menudo se debe a la desintegración del cartílago. La tensión excesiva sobre la articulación, por ejemplo, correr o cargar peso, restringe el suministro de nutrientes al cartílago. En consecuencia, el cartílago se debilita y comienza a descomponerse, la rodilla empieza a doler, dado que el cartílago no tiene vasos sanguíneos, la transferencia de los minerales se produce a través de la difusión. La bicicleta produce el movimiento de la articulación de la rodilla por lo tanto, alienta a la nutrición del cartílago, siendo una de las maneras menos estresantes de ejercicio en la articulación de la rodilla y por lo tanto es una excelente manera de fortalecer el cartílago.

En la espalda.

A través del ejercicio en bicicleta,  los músculos de la espalda se fortalecen y desarrollan, contribuyen a la estabilización de las vértebras individuales respecto una de la otra, esto se logra mediante el fortalecimiento de los músculos estabilizadores responsables de apoyar a las vértebras individuales. A su vez los discos intervertebrales absorben mejor los impactos y se hacen más resistentes.

En el corazón. 

El corazón es nuestro único “motor” y por esta razón debemos tener especial cuidado, los síntomas del estrés y el endurecimiento de las arterias (arteriosclerosis), por ejemplo, tienen un efecto perjudicial sobre el corazón resultante en la presión sanguínea alta, el ciclismo puede mejorar la circulación sanguínea en un gran número de maneras. Lo más importante es que el corazón va a trabajar de forma más económica ya que el rendimiento de bombeo se vuelve más eficiente que eventualmente conduce a una caída de la presión sanguínea en general por lo tanto reduce el riesgo de enfermedad cardíaca.

En el Sistema inmune.

Las infecciones son una de las principales causas de ausentismo en el lugar de trabajo. Una razón frecuente es la ineficacia del sistema inmune que conduce a reacciones alérgicas y la incapacidad del sistema inmune frente a los resfriados comunes. La bicicleta  mejora la calidad del sistema inmune, permitiendo que el cuerpo se proteja contra los virus y bacterias. Por lo tanto el ciclismo es el método más ventajoso de ejercicio para fortalecer el sistema inmunológico.

Recomendaciones para andar en bicicleta.

La posibilidad de tropezarse y de una caída es una posibilidad frecuente para los ciclistas, El tamaño de la bicicleta es importante de acuerdo a la contextura física de la persona así como las protecciones que se deben tener al momento de andar en zonas urbanas.

Por lo tanto si estás recién incorporándote es recomendable iniciar sesiones semanales de 30 a 45 minutos tres veces a la semana para luego aumentar a un rango de 5 sesiones. Adicionalmente es aconsejable realizar esta rutina sin interrupciones con el objetivo de mejorar la coordinación, el ritmo y la capacidad física así como los ciclos de respiración.

Si el uso de la bicicleta tiene por objetivo la pérdida de peso, se debe tener en cuenta la alimentación baja en azúcar, grasa e hidratos de carbono. Por este motivo la ingesta de agua, frutas verduras.

Una persona sedentaria que se decide a andar en bicicleta, debe partir con 30 minutos y de a poco ir aumentándolos para evitar desgarros y contracturas. Desde el punto de vista articular es muy importante que la altura del sillín esté relacionada con las piernas y se debe evitar que quede muy alto y que la pierna haga una hiperextensión cuando el pedal esté abajo o que, por el contrario, que cuando esté arriba haya que hacer una flexión mayor a 100 grados, puede provocar un aumento de la hiperlordosis producto de la anteversión pélvica inducida por la altura del asiento.

¡ La vida en movimiento !

Comments

Trackbacks