6 datos interesantes sobre el café

Al referirnos a la molécula de cafeína es natural que lo primero que se nos venga a la mente es una taza de café, oscuro, amargo y escaso; el humo junto con su aroma es característico e inconfundible, hay quienes la revisten de un aura de culto y casi misticismo; para otros forma parte de su vida cotidiana y pasa casi desapercibida. Sin embargo, hablar de cafeína es quizás hablar de la historia de la humanidad, además de que no sólo se encuentra en el café y sus propiedades químico farmacológica son muy variadas y van más allá del efecto estimulante. Es por ello que este día decidí escribirles un poco acerca de esta molécula y algunos datos interesantes para conocer más de su historia.

1. HISTORIA.

Se cree que la cafeína se ha consumido desde la edad de piedra, los antiguos aborígenes utilizaban hojas y ramas para masticar, su efecto principal era el de aliviar la fatiga y suprimir el hambre durante las caminatas. Mucho tiempo después se descubrió que su efecto mejoraba al remojar estas hojas en agua caliente. Existían leyendas que contaban que  gente vivió muchos años al beber esta infusión. La leyenda más popular data de Etiopía, registrada en el siglo IX, cuenta la historia de un cuidador de ovejas que en una ocasión notó como su rebaño se comportaba de forma frenética y permanecía en vigilia aquellos días que pastaban cerca de arbustos de café, el cuidador al consumir los mismos frutos de aquellos arbustos experimentó la misma vitalidad. En el siglo XVII su introducción a Europa la hizo famosa, se le conocía como “el vino árabe” y fue en ese período donde se establecieron las primeras “casas de café”. Para el año de 1829 el químico alemán Friedrich Ferdinand Runge descubrió la molécula de la cafeína contenida en el café, fue él quien acuñó el término por el que hoy se le conoce. En 1911 la cola se convirtió en el centro de atención de los problemas de salud documentados, pues en EEUU se llevó a cabo un caso contra la empresa de refrescos de cola Coca-Cola para que eliminara la cafeína de su fórmula argumentando que: “el uso de Coca-Cola en un colegio de señoritas produjo desenfreno nocturno y violaciones a las normas de la escuela y modales femeninos e incluso inmoralidades” sin embargo el juicio terminó a favor de Coca-Cola.

2. CAFEINA EN LA NATURALEZA

La cafeína en realidad se encuentra en muchas especies de plantas donde actúa como pesticida natural para insectos en aquellas plantas jóvenes que aun no tienen follaje y defensas mecánicas. Las fuentes más comunes de cafeína son el café y el té, en menor cantidad el cacao. Dos nombres alternativos para la cafeína son la “mateína” y la “guaranina” hay quienes afirman que se refieren a la misma sustancia, pero la cafeína al ser una molécula aquiral no tiene esteroisómeros ni enantiómetros, por lo que no puede ser el mismo compuesto. En general la concentración de cafeína en las bebidas varía mucho, por ejemplo, una porción de café varía entre 40 miligramos de cafeína para un espresso de 30 mililitros de la variedad arabica hasta cerca de 100 miligramos en una taza (120 mililitros) de café americano de la misma variedad. El té es otra fuente de cafeína la cual en realidad contiene más cafeína que el café, sin embargo su preparación en infusión más diluida en agua hace que ésta al final sea menos concentrada, por lo que el resultado es una menor concentración de cafeína en una taza de té comparada a una de café.

3. PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS

La cafeína es un alcaloide de la familia de las metilxantinas, su fórmula química es C8H10N4O2. Es conocido como un estimulante del sistema nervioso central, mejorando el estado de concentración, vigilia y alerta. Junto con otras metilxantinas ha sido utilizada en recién nacidos para tratar la apnea. Se absorbe por el estómago y el intestino delgado a los 45 min después de su consumo. Puede absorberse también por vía rectal como en el caso de supositorios de ergotamina y cafeína para tratar la migraña. Su vida media (tiempo que tarda el cuerpo en eliminar la mitad de la dosis administrada) es muy variable y normalmente es de 4 a 9 horas. En caso de enfermedades hepáticas severas, la vida media se incrementa hasta en 90 horas, finalmente es excretada en la orina; además es conocido su efecto como diurético el cual es dependiente de la habituación de la persona, es decir, es más frecuente observarlo en personas que no la consumen con regularidad. Su principal mecanismo de acción es actuar como inhibidor competitivo de la adenosina a nivel cerebral, pues atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica, sin embargo, este efecto aun no se sabe cómo está relacionado con el estado de vigilia y alerta. Aumenta además la secreción de ácidos gástricos por parte del estómago y es un vasodilatador del árbol bronquial de pequeño calibre. Sus efectos secundarios son similares al pánico provocando temblor fino, palpitaciones y ansiedad. La dosis letal de la cafeína está estimada en 1o gramos, lo que equivaldría a 100 tazas de café.

4. EL CAFÉ Y LOS ANTIOXIDANTES

Un estudio reciente publicado en el New England Journal of Medicine llevada a cabo por el Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos contó con la participación de 400,000 pacientes encontró que los hombres que beben cinco o más tazas de café al día tienen hasta 12% menos probabilidades de morir en los próximos 14 años. En las mujeres el riesgo es 16% menor. Este efecto parece no relacionarse con la cafeína propiamente dicha pues en el estudio se utilizaron tanto bebidas cafeinadas como descafeinadas. Al grano de café se le conocen hasta 1,000 sustancias diferentes y muchas de ellas no se han estudiado completamente. Los investigadores del estudio piensan que pudiera tratarse de alguna clase de antioxidante, pero, al ser un estudio observacional hacen falta investigaciones al respecto para poder determinar este hecho.

5. EL CAFÉ Y LAS ENFERMEDADES.

Y es que parece que los antioxidantes que tiene una buena taza de capuccino (o cualquier otra preparación) son los que le ofrecen al café no solo propiedades, si no que verdaderos beneficios saludables, según publica la Escuela de Salud Pública de Harvard. Un estudio reciente encontró que aquellos hombres que toman café de forma regular parecían tener menos riesgo de desarrollar una forma letal de cáncer prostático, lo más interesante es que el beneficio parece ser igual para aquellos que toman cafeinado como descafeinado.

 

6. EL CAFÉ Y LAS PROHIBICIONES.

Es cierto que no existe la perfección, y el  café no está exento de algunos detalles. Mucha gente me pregunta con bastante desconcierto el por qué muchos médicos en la consulta le dan al café un aura de “dañino” y es que en realidad así como con casi cualquier sustancia consumida por el ser humano hay algunas restricciones a tomar en cuenta. La cafeína además de sus efectos a nivel cerebral también ejerce acción local sobre la mucosa gástrica aumentando la secreción de ácidos por parte del estómago, esto bajo el contexto de un trastorno ácido-péptico (enfermedad por reflujo, síndrome de Mallory-Weiss, esófago de Barret, etc) es lógico restringir su uso. De todas formas, múltiples investigaciones se están llevando a cabo pues parece que esta bebida esconde más secretos beneficiosos que eventos adversos. Existe además otra asociación respecto al café, algunas investigaciones revelan además que consumidores asiduos de café son también fumadores y personas con un estilo de vida sedentario (personalmente no creo mucho en esta asociación).

Y es así como termina esta pequeña entrada con una descripción bastante somera respecto a una de las bebidas más consumidas en el mundo, después del agua claro está.

Para otros datos interesantes respecto al café en twitter, sigue el hashtag: #CienciaCafe

Comments

  1. Daniela says

    Muy interesante este articulo… existen muchos puntos que obviamos frente a las cosas que consumimos :)