Una Píldora Para Prevenir VIH: Truvada

 

 

 

 

 

 

 

 

Una  noticia importante ha estado presente durante estos días en diversos medios. La aprobación por parte de la FDA (Food and Drugs Administration) de Estados Unidos de un medicamento que según los estudios clínicos reportados podría disminuir en hasta un 75% el riesgo de contraer la infección por virus VIH en personas sanas con parejas infectadas, por ejemplo.

Esta noticia, que tal como la han publicado los medios resultados de una lectura liviana, parece ser una noticia que podría cambiar la forma del combate contra la transmisión del VIH, sin embargo la verdad merece que se le ponga paños fríos. Las razones son las siguientes:

El medicamento en cuestión , Truvada (tenofovir/emtricitabine) perteneciente a la interesante farmacéutica Gilead Sciences, no es una droga nueva. Es mas, actualmente es usada en esquemas para el tratamiento de VHI/SIDA en muchos lugares. El tema es que por primera vez un medicamento es aprobado por un organismo regulador tal como la FDA bajo el concepto de “pre-exposure prophylaxis”, o PrEP. ¿Que significa esto? Que a un costo de USD 13.000 por paciente / año y mas encima una pastilla/día, este medicamento ha comprobado en ensayos clínicos que puede reducir la transmisión del virus.

No obstante a los buenos resultados, la euforia de los expertos ( y no de los ejecutivos de la farmacéutica por supuesto) ha sido bastante moderada. La razón es que existen muchos cuestionamientos de parte de organizaciones que combaten el VIH en países en desarrollo respecto a como puede afectar la entrada de este producto en el mercado a las otras políticas de prevención del virus a través de mensajes contradictorios y que por cierto, son mucho mas costo efectivas; ¿Cuales? Condones.

Consideraciones respecto de la necesaria adherencia al tratamiento que este medicamento necesita para ser efectiva reflejan dudas respecto a su real utilidad en el mundo real. Paralelamente, la posibilidad de que incentive conductas sexuales irresponsables sin preservativo es una realidad. También ha sido expresado el riesgo de generación de resistencia lo que es un  problema real estos días con los antibióticos.

Finalmente, es poco probable que el costo de esta intervención pueda ser considerada costo efectiva frente a uno de los métodos más simples de prevención del contagio de VIH, el cual es el uso de preservativos. Sin contar que Truvada requiere de controles con test de VIH, lo que encarece y hace más sofisticada su implementación, es poco probable que tengamos estrategias basadas en este tipo de tratamientos por quizás, mucho tiempo mas.

Foto y Fuente:  Institut Pasteur/AFP/Getty / The Guardian