Gobierno pretende ampliar Bono Libre Elección

El bono de libre elección (BLE) es el instrumento financiero que permite a los cotizantes en FONASA determinar dónde en la red de prestadores privados asociados a FONASA se van a atender, pagando el bono de su bolsillo y aportando recursos del FONASA al sistema privado. Hasta el momento, sólo pueden acceder a el, o más bien comprarlo, las personas que cotizan de su bolsillo en FONASA, lo tramos B, C y D, pero no los que reciben su cotización por parte del Estado, el tramo A ya que no tienen los recursos mínimos para poder cotizar.

En los últimos años hemos visto como FONASA ha ido extendiendo el acceso a este modo de atención, aumentando las sucursales para poder comprar el bono, aumentando los prestadores en convenio y hasta estableciendo convenios con bancos para el pago de los bonos (BBVA).

Algo se discutió el año pasado cuando el Gobierno creó el Bono de Consulta Respiratoria para “resolver el problema a la gente” sin costo directo para ellos, pero financiado por FONASA, osea por el estado y los cotizantes. Este bono, en resumen hace que lo que rebalse la capacidad del sistema público en campaña de invierno, sea atendido con recursos públicos en el sistema privado de prestadores ofreciendo atención oportuna a la gente.

Hace menos de un mes me encontré con la noticia que nuevamente el Gobierno pretende extender el BLE pero ahora al tramo A de FONASA, vale decir, a los que no tienen dinero (mal llamados “indigentes”) para cotizar extendiendo su cobertura al cerca de 2.5 millones de personas en este tramo. Según la fuente citada en el diario, esta era una noticia que iba a ser anunciada el 21 de Mayo pero de la que aún no hay nada oficial.

Soy de la opinión que para “resolver el problema de la gente” el Gobierno debe invertir en el Estado y no desangrar el ya maltrecho sistema de salud público de nuestro país. Vemos todos los días como en el sector oriente de Santiago se llena de clínicas y centros médicos privados pero el Hospital Salvador sigue deteriorándose y literalmente cayéndose a pedazos, esperando una renovación prometida hace tres periodos presidenciales atrás pero sistemáticamente pospuesto por una u otra razón. Es bien cierto que para la gente que puede pagar por el bono, acceder a un especialista que viene esperando hace un año es una bendición, aunque esto signifique un esfuerzo muchas veces de familia o caer en endeudamiento ya que todos sabemos que la atención en salud no termina con los 20 minutos de atención médica que cubre el bono, todo el resto, deberá ser pagado mayormente del bolsillo.

¿Por qué no invertir en modernizar el sistema? No necesariamente ampliarlo. Hay elementos contradictorios en nuestra “red” publica, por ejemplo; las personas no pueden elegir otro centro de atención público si el que le corresponde esta colapsado, pero sí pueden salir al sistema privado. No hay incentivos económicos o profesionales para que los especialistas se queden en el sistema público, pero si financiamos para que nos atiendan en el sistema privado, donde muchas veces están los recursos para que puedan hacer su labor. FONASA sigue haciendo convenios con los hospitales privados del sector oriente de Santiago, mientras que el Hospital Salvador sigue tapándose en excretas de paloma…

Fuentes:

EMOL, FONASA

Comments

  1. Rodolfo Marin says

    Los problemas que presentas, de infraestructura y de aparición de nuevos centros de salud es una mirada desde tu lugar, pero te recuerdo que santiago no es chile.
    Por ejemplo, en Ñuble hay 33 horas de nefrología para toda la provincia, ergo hay una lista de espera inmensa y obviamente se privilegia la patología AUGE, y que pasa con el resto? la opción que tienen ahora es ir a una consulta y pagar de forma privada la atención de un especialista. Por lo menos el bono les permitiría tener la atención de un especialista a menos costo (ganando acceso) con un elevado beneficio social.
    Sobre lo que tu comentas de la infraestructura, eso es una parte del problema, tienes que entender que la demanda asistencial en el sistema publico es infinita, y los recursos están muy mal distribuidos, principalmente el humano, donde no existe iniciativas eficientes que hagan mantener a un especialista en ciudades que no son polo de crecimiento (como santiago, concepción, etc) además de que la burocracia/política/corrupción/ineptitud no deja crecer/mejorar la red asistencial al nivel que debería. por lo tanto, lo menos malo es poner un poco de subvención a la atención de aquellos pacientes públicos no logran atenderse en la red.
    yo creo que todos estos cambios son culpa de nuestra clase política, ya que creo seriamente que si gastáramos mejor lo que tenemos podríamos tener mejor calidad en salud y educación. el tema es ningún bando político se da/quiere dar cuenta del problema, lo mas probable por que alteraría su beneficio económico.

  2. Pasto says

    Muchas gracias por tu visión, en especial viniendo desde fuera de Stgo. Estoy totalmente de acuerdo contigo, y nunca quise poner como esta la peor situación en Chile, ya que estoy consciente que las hay mucho peores. Lo anterior sin embargo no invalida lo que expongo en el artículo, la solución a una demanda asistencial conocida y cuantificable, ergo finita, no es facilitar el rebalse si no, como bien mencionas, distribuir correctamente los recursos ya existentes. En Chile no necesitamos necesariamente más especialistas en número bruto si no que mejorar su distribución en el sistema, (regiones incluidas, obvio). Pero si planteamos en Junio soluciones que deban estar funcionando para la campaña de invierno del mismo año, no es mucho lo que se puede hacer.

  3. Mónica says

    Hola,

    Los problemas y falencias del sistema público están a la vista y tienes mucha razón, el punto no esta en facilitar el rebalse si no en distribuir los recursos existentes.

    Me parece muy interesante el modelo de la PUC donde un sistema privado más caro ayuda a financiar uno más barato y accesible, usando como motivación principal para mantener el recurso humano la docencia y la excelencia académica. La clinica da los recursos económicos, el hospital los humanos, funcionando como un sistema integrado de gran excelencia.

    Uno ve que la lado del Hospital del Salvador se construyó la Clinica Avansalud, que cuenta con casi los mismos médicos, enfermeros, paramédicos y pacientes que el hospital!! Sin embargo, a diferencia de la PUC son sistemas separados, en que uno no nutre al otro.

    Entonces uno se pregunta, ¿por qué no reproducir el modelo PUC integrado en el sistema público? Porque existe una ley que impide que el pensionado ocupe más del 5% de un hospital público….
    ¿Por qué no cambiar esto?
    Habría que preguntarle a nuestra estimada clase política de que clínicas son accionistas…
    Habría que pensar quien está detrás de que el periodismo muestra día a día sólo las falencias del sistema público y niege las del privado… etc, etc…

    Mejor preguntemos ¿cómo cambiamos esto?

  4. leivarojas says

    Comparto la opinión, buen análisis en tu columna. Saludos!

  5. says

    El problema de la eleccion o el choice en salud es algo que esta pasando en todo el mundo y donde Chile no es la excepcion. Los ingleses, con su estructuralmente solidario sistema de salud introdujeron en los gobiernos laboristas la posibilidad de eleccion debido a un tema ideologico, donde se entendia que no se debe obligar simplemente – papa Estado – a una persona a acudir a tal o cual centro de salud, sino que ella tenga capacidad de eleccion.

    El aspecto interesante es que las personas pueden decidir entre lugares del sector publico, ya que el sector publico domina ampliamente la oferta y tiene full proteccion financiera. Entonces el resultado – que tiene cierta critica – es introducir competencia por servicio y no por precio dentro del sector publico.

    En Chile pasa lo que ustedes dicen. Se incentiva la migracion al sector privado dandole ademas carga a los bolsillos de la gente.

    Que pasaria si podemos introducir competencia dentro del sector publico? Donde una persona pueda decir, me voy a Salvador porque ahi atienden bien y dejo el Barros Luco, por ejemplo?

Trackbacks