Plebiscito Nacional por la Salud

“Chile gasta un tercio de lo que debería estar gastando en salud pública. Sin embargo, la salud privada concentra una gran cantidad de recursos que se terminan destinando al lucro de las personas que son dueños de esas empresas” decía Matias Goyenechea, de Salud un Derecho, en entrevista con CCN Chile hace algunos días.

Así se damos cuenta de una de las grandes enfermedades del Sistema de Salud Chileno: la inequidad. Inequidad documentada incansablemente en los escandalosos índices que exhibimos, y que desde nuestra incorporación a la OECD, más frecuentemente de lo que nos gustaría, estamos escuchando. Las cifras son escandalosas: un 64% del gasto en salud se recauda (directa o indirectamente) de los aportes de las familias, con un escaso 36% proveniente de la inversión fiscal (impuestos), siendo este último es el ítem más importante para darle equidad al sistema. Por si fuera poco el gasto público v/s privado en salud muestra un claro desequilibrio hacia el ámbito privado, siendo este el más extremo de todos los países de la OECD.  Las imágenes hablan por si solas.

Por eso, sumado a la histórica búsqueda de reivindicar el lugar y el rol que merece el sistema público de salud, la “Mesa Social por la Salud” a tomado lo que desde hace un buen tiempo se viene escuchando en las calles y en los pasillos de los hospitales, especialmente con todo lo que paso en educación el año recién pasado: el 2012 será el año de la Salud.

El primer paso, saber que opina la ciudadanía, tomar el pulso a lo que los usuarios del sistema y ciudadanos chilenos viven y sienten con respecto a la atención del salud y la red de salud que los acoge (y a veces maltrata…). Este es el Plebiscito Nacional por la Salud. Con cinco simples pero importantes preguntas, todos los chilenos podrán aportar sobre la visión de la salud que queremos construir para todos. Mientras más personas se hagan parte, más importantes y representativos serán sus resultados.

Las cinco preguntas:

1. ¿Considera Ud. que la salud debe ser un derecho garantizado por la Constitución?

2. ¿Piensa usted que se debe fortalecer el sistema público de salud mediante la entrega de financiamiento y recursos humanos y materiales?

3. ¿Cómo debe ser financiada la salud pública chilena?

  • Por el Estado directamente a través de los impuestos generales.
  • Por cada persona particularmente.
  • A través de Fonasa o Isapres.
  • No sé

4. ¿Cree usted que las instituciones de salud deben ser sin fines de lucro?

5. ¿Piensa usted que los usuarios y los trabajadores de la salud deben participar en la toma de decisiones en temas de salud?

Como participar (Fuente: Fenpruss)

Con mesas de votación en hospitales, consultorios, universidades y lugares públicos, además de Internet, la Mesa Social por la Salud y Voto Ciudadano realizarán un Plebiscito Nacional por la Salud a fines de abril.

La consulta se llevará a cabo desde el lunes 23 de abril a las 12.00 horas, y hasta el domingo 6 de mayo a las 24.00 horas a través de la plataforma Voto Ciudadano, www.votociudadano.cl. Asimismo, a partir del lunes 30 de abril y hasta el 6 de mayo se instalarán mesas de votación presenciales en todo el país.

Además, el Día Internacional del Trabajo, 1 de Mayo, se instalarán mesas en los principales lugares de concentración de los trabajadores.

El componente 2.0 de este plebiscito será notable gracias al sitio Voto Ciudadano, que permitirá que a través de un computador conectado a internet, cualquiera pueda hacerse parte. ¿No quedan muchas excusas o sí?

Fuentes: Fenpruss / SaludUnDerecho / CNNChile / Voto Ciudadano Imagenes: SaludUnDerecho

Comments

  1. Sergio Olivares Pino says

    Quisiera pretender aportar un poco más de conocimiento a la discusión acerca de un posible plebiscito para el sugerente cambio en las políticas públicas de salud.

    Desde una perspectiva un tanto más crítica – pero no menos que constructiva -, el dilema del plebiscito es que se encuentra ubicado en un sector en donde no es capaz de generar cambios generales ni aportes macro a los diversos temas que pretende representar. Esto se explica a una división sustancial de los parámetros a los cuales éstas formas de practica se aplican, vale decir, el plebiscito representa a una opinión pública, opinión que se encuentra sumergida en la base de la afección y que, precisamente, dada su condición fundamental, sólo es capaz de responder frente a un sentir respecto de un tema que, por lo demás, puede considerarse inclusive como temporal.
    Por otra parte, el conocimiento científico ha enseñado que para producir un texto, un discurso, que cambie políticas públicas y que sea capaz de responder y dar cuenta con eficiencia acerca de aquello que acontece, es necesaria la creación de instrumentos y conocimiento que permitan originar una respuesta plausible a una cierta problemática social, en este caso la Salud.
    Es preciso comprender que para crear entendimiento, hay que guiarse por un camino mucho más arduo que el de la opinión, ya que mientras uno busca la forma de cómo enfrentar y dar cuenta de un problema trascendental, el otro simplemente busca la respuesta a un tema temporal.

    Probablemente sea difícil la comprensión. Sin embargo, estos lineamientos no son nuevos, sino que mas bien son antiguas formas de operar frente a un objeto de estudio.

    Saludos.

  2. says

    Estimado Sergio,

    Muchas gracias por tu aporte para enriquecer la información.

    Me gustaría rescatar una idea particularmente, en relacio? a los plebiscitos. Es evidente que el peso que ellos puedan llegar a tener en la toma de decisiones debe estar medido en una serie de consideraciones en relación a la cualidad de la información que entregan. Tienen un claro componente temporal y son una medición cualitativa de la percepción que tiene un determinado grupo sobre un tema. Eso no le resta utilidad a la información que nos brinda, todo lo contrario, en cuanto sepamos que es lo que nos va a entregar.

    Sin embargo, hay un segundo punto que, a mi juicio, es el más importante: la dialectica de la participación y el empoderamiento. El ser humano en tiempos modernos, requiere desarrollar su libertad, hacerse parte. La cantidad de evidencia de como la participación y el empoderamiento mejora positivamente la salud crece cada día. En esa perspectiva, los plebscitos, las consultas ciudadanas, los foros o microfonos abiertos, diagnosticos partcipativos, etc. Se conforman no sólo como una fuente de información para la toma de decisiones en politicas públicas, si no como un proceso de desarrollo de sociedad y generación de salud en si mismos.

    Por eso aplaudo la idea del plebiscito y tantas otras que apuntan en esa dirección. Van en el correcto camino: la participación.

    Saludos!

  3. Sergio Olivares Pino says

    Efectivamente, las pretenciones que he propuesto mostrar no llevan al caso particular de anhelar invalidar el método de recolección de datos, sino más bien es la pretención de dar a entender que es posible lograr una apertura mayúscula a los métodos mas trascendentales que permitan formar cambios importantes en las Políticas Públicas.
    Digo esto en un sentido particular del desarrollo de información, en donde para crear conocimiento y entendimiento es necesario ubicarse en un punto de referencia que, en vez de ser parte de las afecciones, dé cuenta y responda a dicho sentir. Es una postura que no viene a criticar la validez del método escogido para recolectar informacion – método que, sin embargo, tiene mas carácter de cuantitativo que cualitativo -, sino que busca dar a conocer que hay otros métodos, clásicos además, que pueden contribuir a la creación de Políticas Públicas importantes no sólo para la salud orgánica, sino que también la mental…

    Saludos.