Brote de Clostridium Difficile, ¿Un tirón de orejas?

Leyendo sobre el brote de Clostridium Difficile en la Posta Central fue imposible no recordar a mi profesora y coordinadora del Diplomado de IIH (o IAAS como se les llama ahora). Ella nos daba siempre como ejemplo a este famoso “bichito” (como lo llamaba ella), que por muy ancestralmente conocido que sea siempre es un dolor de cabeza cuando aparece.

Como buena enfermera dedicada al estudio de las Infecciones nosocomiales nunca se cansó de repetirnos casi majaderamente la importancia del lavado de manos y estoy segura que todos – o casi todos- los que nos leen tienen esto mas que claro, pero al momento de actuar, ¿Qué tan buenos somos lavandonos las manos?.

En 1847 el Medico Obstetra Ignaz Semmelweis postuló que el lavado de manos era la clave para disminuir la mortalidad por fiebre puerperal al notar que existía una marcada diferencia de muertes entre puérperas cuyos partos fueron atendidos por médicos y estudiantes y las que eran atendidas por las parteras. Esto tiene poco que ver con que unos trabajen mejor que los otros, lo que hacia la distinción era que medicos y estudiantes pasaban tiempo estudiando cadaveres y posterior a eso acudian a las salas de parto a continuar su labor, en cambio las parteras tenian dedicacion exclusiva a las parturientas. Infirió entonces que los medicos transportaban en sus manos alguna “sustancia cadaverica” que terminaba por enfermar y dar muerte a las mujeres atendidas por ellos. No fue sino despues de que un amigo y colega dedicado a la medicina legal falleciera con los mismos sintomas de la fiebre puerperal, que concluyó que su hipotesis era correcta.

La manera de comprobar su observacion ante un escéptico quipo medico fue establecer la norma de lavado de manos con una solucion clorada antes y despues de la atencion de cada paciente. Para su sorpresa esta sola medida disminuyó la mortalidad  desde un 12,11% en 1842 a un 1,28% en 1848. Por desgracia y a pesar de la fuerte evidencia presentada por primera vez en la historia con analisis estadisticos, esta medida fue desmerecida y prohibida en el centro hospitalario haciendo que las cifras de mortalidad volvieran a subir. Tiempo después se le dió el valor que actualmente tiene, ya respaldado con mas estudios, cuando la medicina experimental fue tomada mas en serio.

Con esto quisiera que reflexionaramos un poco: ¿Es posible evitar brotes como el de la Posta Central con medidas tan básicas como es el lavado de manos? ¿ Será que estamos empeñados en buscar respuestas complejas cuando la solucion está al alcance da la mano?

No digo que este sea el problema puntual en la Posta Central, pero quizás influyó. Seguramente  la respuesta a muchas cosas es voltear y empezar desde abajo, desde lo mas básico y sencillo que a la larga parece ser lo mas importante.

Comments

  1. Dante Alberti says

    la historia es muy interesante y tambien el estudio de las IAAS por nuestras compañeras de trabajo lxs enfermerxs, siempre he pregonado la importancia de la enfermería en los centros de salud y en las IAAS son ellas las que mandan, si queridos colegas ellas mandan en muchos ámbitos como este y nosotros debemos bajarnos de la nube y obedecer, cuando la enferemera es “bruja” es porque ama su profesión y tiene gran capacidad de observación,queridos colegas creen que ellas no se dan cuenta que han usado el mismo delantal o buzo toda la semana o que no sabemos lavarnos las manos, para que no sucedan más catastrofes como la HUAP dejemonos enseñar por nuestrxs amigxs enfermerxs.
    Recuerdo a mi querida Rosita Cornejo que nos decía Dr. las bacterias no saltan de una cama a la otra, Ud. las lleva en las manos cuando se lava…… grande Rosita

  2. Edgardo Loyola says

    El lavado de manos de todo el personal en contacto con pacientes, sus unidades o entorno es primordial. Pero en nuestro país es también muy importante la educación al paciente y familiar, respecto a mantener la individualidad de cada unidad, no compartir utensilios, comida, y no ayudar a otros pacientes sin antes lavarse las manos. Y no hablar de controlar el uso de antibióticos para así no eliminar flora y darle espacio a los oportunistas.

  3. franmidwife says

    Amigos:
    Gracias por sus aportes.
    Es bien ingrato ser enfermera de IIH, todos se arrancan y creen que exagera y a veces, aunque suene exagerado las medidas tienen su razon de ser.
    Lo que dice Edgardo es muy cierto, la educacion a los mismos pacintes y familiares es primordial, el problema es cuando ellos desmerecen las medidas.Donde yo trabajo las habitaciones son bipersonales y cuando la cama de al lado esta desocupada he tenido familiares hasta durmiendo la siesta, parejas metidos en la cama con su esposa (trabajo en una maternidad) u otras guaguas durmiendo en la cuna del recien nacido. Cuesta mucho que entiendan el problema que hay con esas practicas y termino siendo la matrona antipatica y bruja.
    vamos de a poco, educando y teniendo paciencia.

    Gracias

  4. Pabla Campos says

    Sin dejar de estar plenamente con sus comentarios, tengo el deber etico de afirmar que el brote de clostridium en la Posta Central es el desenlace esperado de una serie de malas decisiones tomadas por el director del hospital que se inician con la destruccion de los equipos conocidamente probados y el reemplazo por gente sin ninguna experiencia a lo que se le suma una pesima gestion tratando de ahorrar en insumos minimos de aislamiento para ganar unos pesos en un presupuesto de por si escualido. Pero hemos dicho basta!! creo que este es un buen comienzo, tardio a mi gusto, pero buen comienzo al fin

  5. HUAP says

    En respuesta a lo anterior creo necesario mencionar que la Dra. Campos fue jefe del servicio de medicina del HUAP, siendo la principal responsable del reemplazo de los médicos capacitados por becados e internos con claros fines monetarios e intereses personales; dejando de lado el cuidado del paciente, permitiendo el hacinamiento y amparando la labor nefasta en el control de los antibióticos usados en dicho servicio. Creo que es tarde para decir basta…usted es complice

  6. gabriela says

    Creo que está bueno que el servicio público (hospitales tipo A-B-C, dejen de ser mataderos y conejillos de indias, se trata a seres humanos y los atienden pésimo, inhumanamente, ¿que les va a importar lavarse las manos si llegan hediondos y cochinos los pacientes? son comentarios que he escuchado de paramedicos y médicos, es cosa de oler y ver las sábanas y ver elaseo del piso de estos hospitales para darse cuenta que de ASEPSIA no tienen idea y menos conocimientos al respecto. Sería bueno que se investigaran otras prácticas que no se hacen y apuntan sobre lo mismo, por elemplo la manipulación y almacenamiento de los alimentos en el servicio público

  7. IML says

    Es compleja la situación HUAP, no creo que se pueda hacer nada mientras Hittler Villalon y sus secuase estén la cabeza de la institución…. Por mas que existan profesionales que tengan ideas e intenciones de arreglar la situación en pos del bienestar de los pacientes; esta gente se empeña en soluciones parche como aislar en un ala de la unidad a todos los pacientes portadores de la bacteria sin importar la cepa y gravedad de esta!! En que tiempos medievales estamos?
    Siguiendo ordenes arrogantes y sin sentido de un hombre que no tiene consciencia para ver el daño que sus acciones irresponsables tienen con gente humilde, enferma que es hospitalizada y ni siquiera sabe cual es la realidad ni sus riesgos.

  8. Nicole Gómez says

    Que maravilloso el comentario de Dantte, lo felicito aplaudiendo de pie, ya que en un par de meses seré una “bruja”, ahora, siendo interna de enfermeria, les comentare que lamentablemente los médicos son un fuerte dolor de cabeza a la hora del lavado de manos y sus grandes relojes. No quiero sonar majadera, pero si muchos pensaran como Dante, créanme que tendríamos menos cifras de IAAS.
    Consejo: el reloj guardelo en la bata, y todos seremos súper amigos sin aislamientos.

  9. TERESA CONTRERAS RIOS says

    LLevo 33 años ejerciendo,mi profesion de enfermera,tanto en area privada como publica y despues de todos estos años he llegado a la conclusion que aprte de la lucha que hay que enfrentar con el personal que cumpla con las normas tan basica como el lavado de manos, hay que lidiar con los medicos que se creen” DIOSES”que cumplan con esta norma, para nosotros es muy incomodo ya que a veces implica asperezas y los peores malos ratos del dia a dia.
    Con esta experiencia,se pueden dar cuentas que nosotras (os) los enfermeras (os) es una labor ingrata
    y ser catalogadas como las brujas de la salud ,
    pero ese cartel lo ganamos por un objetivo muy noble que es por el cariño,y lo mas importante nuestros pacientes,que sentimos realmentae las enfermeras de vocacion.
    Actualmente hay muchas universidades,e institutos que imparten la carrera de enfermeria pero gran parte de las nuevas promociones no son desgraciadamente vocasional sino mas bien porque gracias a Dios tenemos,buena fuente laboral,y eso me preocupa.

  10. Claudio Correa says

    Leyendo los comentarios antes expuestos, debo decir que, siendo enfermero, me ha tocado muchas veces corregir a quienes creen tener de su parte el conocimiento absoluto y la verdad pura. Ese ego que los hace irresponsables es peligroso. Felicito a Dante, porque en su sabiduría, entiende que nuestro rol es el CUIDAR, y eso nos hace responsables de prevenir los riesgos a los cuales están expuestos, incluyendo aquellos que provienen del médico.
    Desconozco cual es la situación administrativa en la posta central, pero no me extraña que por rencillas políticas hayan hecho de este brote, una emergencia sanitaria con el fin de manipular a la opinión pública y torturarlos con fantasmales “bichos asesinos”

  11. Scarlet says

    Leyendo todos los comentarios no puedo estar mas de acuerdo con muchos de Uds., siendo alumna de Enfermeria la regla principal luego de amar lo que haces es cuidar lo que amas, docentes y enfermeras competentes no se cansan de recordar cada 5 minutos el lavado de manos, antes-durante-después de todo! Muchas veces las enfermeras son brujas y viejas maniáticas por repetir a cada rato la frasecita, aun asi esta el personal “chato” y médicos que simplemente hacen lo que quieren, no englobare a todos estos últimos profesionales pero es bien difícil evitar este tipo de cosas cuando tienes “Diostores” que creen que su reloj esta adherido a su piel o su celular tiene una especie de capa súper poderosa a la cual no entran ni virus ni bacterias, pasan por alto protocolos y que alguien les diga algo!. No me arriesgo a decir que el real problema de la posta central es justamente esto ultimo pero podemos ver a claras luces que si una bacteria tan “molesta” como esta va y viene sin detención, a mi parecer, es en gran medida por mala gestión del personal en cuanto a IIH o mala fiscalización lo que no dice que solo es por ser hospital “pobre”, puede pasar hasta en la clínica con mas oro.
    Después de esto, al menos yo, aunque aun sea estudiante, seguiré siendo la “alumna de Enfermeria hincha pelotas” en cuanto al lavado de manos.

  12. Franmidwife says

    Que bueno es saber que el tema genera preocupación e interés.
    Les agradezco a todos su aporte a esta conversación y me pone muy contenta ver que remamos para el mismo lado: el beneficio de nuestros pacientes.