IPC en Salud: ¿Institucionalización de Alzas?

Hace un tiempo escribiamos en @matasanos sobre lo que se mencionaba respecto a la “gran” reforma de salud en Chile: La Reforma a la Ley de Isapres. Uno de los aspectos principales – reconocidos por el propio Ministro de Salud – tenía que ver con que efectivamente nunca estuvo en los planes de este gobierno la intención de modificar el mercado del aseguramiento en salud, pero que situaciones de contexto como el fallo del tribunal constitucional cuestionando la famosa tabla de factores, además del alza en los recursos presentados ante la justicia por usuarios que considera injustos los aumentos de sus planes por parte de las Isapres, cambiaron el contexto.

Hoy en relación a la publicación del Indice de Precios al Consumidor de la Salud (IPC) generado por la Superintendencia de Salud – organismo que lamentablemente por la organización del Estado no es independiente del poder político – tenemos variadas declaraciones cruzadas entre personeros de gobierno, super de salud, isapres, academicos y pacientes. Según la Super de Salud, entre el 2010 y 2011 el alza de los costos en salud fue de un 2.15% , por ende las Isapres de debieran subir los planes mas alla de esta cifra.

La opinión desde el Gobierno es clara: Textualmente el Ministro dijo en La Tercera que “gracias al recientemente entregado IPC de la salud  el aumento en los valores de los planes de las Isapres fue menor al registrado el año pasado y actuó como una señal muy potente para la industria y eso motivó, en mi opinión, en forma muy clara que las Isapres reajustaran sus precios sólo en un 2,4%, en comparación al 6% que habían hecho el año pasado”.

¿Es una buena idea esta alza?

Una de las grandes dificultades en Salud siempre ha sido determinar el costo. Para eso debemos responder primero la pregunta de ¿Cual es el producto en Salud? y despues continuar con la medición de los costos que participan en la obtención de ese producto. ¿Que los precios los determina el mercado? Podrá ser, pero estamos de acuerdo con que el mercado del aseguramiento privado al menos tiene bastantes imperfecciones como para confiar ciegamente en el punto de equilibrio.

En este contexto, ¿en que se convierte el IPC en Salud anunciado por la super? Tal como describe Marcos Vergara en su columna , en buenas cuentas este anuncio se convierte en una solución política a un problema que tiene una profundidad bastante mas grande que lo que el Plan Garantizado de Salud puede solucionar, se trata de como entendemos el financiamiento de la salud en Chile y su división entre los que están en el público y el privado.

De acuerdo con Vergara, el IPC en Salud sin un contexto de contención de costos y gasto racional – tema que a los aseguradores les interesa poco paradojicamente – se transforma en un simple validador de las alzas que el sector quiera imponer. El ejemplo de esto es la paciente que ingresa a un servicio de urgencia por un dolor de cabeza, ante lo cual el médico despues de evaluar le dice que afortunadamente no tiene signos de alarma, por lo que recomienda analgesia. Ante esto, la paciente increpa al médico diciendole que ella quiere un TAC, siendo que este le explicó que no necesita ya que no hay signos de alarma. La paciente termina todo con el simple “la Isapre me lo cubre y punto”.

Sin una política de contención de costos, este TAC de cerebro realizado sin justificación sera reflejado en el IPC en Salud, y posteriormente cargado a sus planes. Como ven, lo que señora paciente en cuestión no entiende es que, al final del día, siempre el asegurado termina pagando la conducta de su “seguro” de salud.