El Salvador con ley de medicamentos.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=yaEkgw2Z-Qk[/youtube]

Este ha sido un hecho histórico, el 2 de marzo de 2012 el presidente Mauricio Funes sancionó la ley de medicamentos que permitirá al Ministerio de Salud de El Salvador regular los precios, distribución, comercialización y publicidad de todos los medicamentos en el país centroamericano.

Dra. María Isabel Rodríguez en el momento de la sanción a la Ley de Medicamentos.

Desde hace casi diez años El Salvador inició una lucha encarnizada a raíz de diversas investigaciones que revelaban que el país tenía los precios  de medicamentos más caros en la región (y muy probablemente en el mundo). Desde entonces se iniciaron las acciones pertinentes para divulgar tan preocupante situación. Naturalmente distintos sectores económicos se pronunciaron de distintas formas; fueron las farmacéuticas privadas y sus sucursales quienes trataron de desestimar esos hallazgos.

La investigación es contundente manejando diversos índices que pueden revisar en esta investigación: Disponibilidad y precio de medicamentos esenciales en El Salvador durante el segundo semestre de 2006. Aun con todos estos datos avalados por el rigor científico que requiere el proceso investigativo, se hizo poco o nada para asumir acciones ante esta problemática. Mientras tanto en El Salvador se seguían pagando por medicamentos hasta 400 veces más caro que el precio de referencia fijados por la OMS.

Esta situación desencadenaba entonces en el desabastecimiento de medicamentos de la red pública. Normalmente al inicio del año fiscal las distintas empresas farmacéuticas someten a licitación sus fármacos para disponibilidad de los distintos hospitales el MINSAL entonces escoge la opción que más les convenga; lastimosamente las distintas empresas farmacéuticas agremiadas en una organización equiparable a un cártel ya tiene establecida la jugada para ver de que forma tal y cuales medicamentos son los comprados por tal y cual farmacia. El problema es que en situaciones de emergencias cuando las medicinas son sobreutilizadas y hace falta comprar más, estas empresas subían los precios de las medicinas, el MINSAL sin otra alternativa tenía que someterse al juego económico con un impacto negativo en la población.

Cuando en 2009 asume la dirección del MINSAL la Ministra de Salud Dra. María Isabel Rodríguez, se da marcha al proceso que llevaría a la culminación de la ley, esto sin embargo con todo el ataque mediático de las grandes empresas amparadas en los medios de difusión masiva que han estado al servicio del capital económico imperante de la región (empresas privadas, farmacéuticas de las cuales algunos diputados son dueños, etc.)

Pero la población y los grupos sociales no claudicaron a pesar de todo y por unanimidad en la Asamblea Legislativa se da la aprobación de la ley de medicamentos para que en El Salvador por fin se pueda regular la comercialización de los fármacos.

Uno de los artículos que más ha generado polémica es el que establece que las farmacias no pueden subcontratar médicos para que den consultas dentro de las mismas, esto trae distintas implicaciones. De alguna manera el medico contratado por la farmacia estaba “obligado” a prescribir medicamentos que el paciente necesariamente debía comprar en la farmacia; naturalmente si se ve de forma aislada cualquiera pensaría que esta sería una alternativa viable al supuesto desempleo que existe de galenos en el país. Pero es que en realidad no les compete a las farmacias privadas “resolver” el problema del desempleo relativo de médicos.

Por otro lado, dado que la medicina privada todavía no cuenta con la regulación del MINSAL no se sabe qué protocolos de tratamiento y prescripción son utilidados por estos comercios dando lugar a posibles sanciones si acaso algún paciente presentaba alguna reacción adversa por la administración de un medicamento (que todos sabemos que existen en el 100% de medicinas conocidas).

Con todo y todo la ley ya fue aprobada y sancionada por el Presidente de la república.

Los reclamos no se hicieron esperar. El dueño de una de las farmacias con más difusión en el país lanzó serias declaraciones en contra del MINSAL, desestimando tanto a la institución pública como a quienes trabajan en ella ya que históricamente siempre se ha dicho que “lo privado es mejor, lo público no sirve” ellos hablan que se afectará a “miles” de salvadoreños. Hasta el momento no han presentado tasas ni otros indicadores de salud que muestren de verdad cómo sus negocios han mejorado la salud en la población.

Como todo producto de seres humanos la ley aun tiene vacíos que deben ser estudiados y sometidos a escrutinio público, pero eso con el tiempo podrá ir arreglándose, finalmente la población espera con esto tener ya una herramienta que limite las prácticas monopólicas y el enriquecimiento desmedido a costillas de la salud de los salvadoreños.

Un triunfo por el pueblo y para el pueblo.