e-Health: ¿Otra idea sobrevalorada?

La historia de la medicina esta llena de panaceas y grandes ideas que “revolucionarían la salud”. Esto ha sido especialmente cierto durante las últimas décadas y probablemente lo seguirá siendo en el futuro. En cierta medida, en el sector salud tenemos ese espíritu positivista comteano que nos hace creer firmemente que la ciencia y la tecnología nos llevaran a solucionar todos los problemas que nos aquejan.

Por mencionar un caso emblemático de los últimos años, el proyecto Genoma Humano prometió ser el alpha y el omega de la comprensión de los procesos de enfermedad y por ende de como prevenir o curar dichas patologías. La genética durante décadas se había planteado la utopía de poder decodificar todo el ADN humano en su secuencia fundamental, esperando a través de ello tener acceso al libro de la vida, la salud y la enfermedad. Teniendo las letras, el lenguaje y el libro, podríamos hacer mucho con ello. Finalizado este proceso y luego de décadas y millones de USD de investigación, habría que ser muy generoso para no tildar de fracaso el proceso, al menos en cuanto a sus aspiraciones iniciales y a lo mucho que prometía. Revolucionar la medicina y para los más osados, la cura de todos los males. Todo este proceso nos ha dado muchas herramientas, conocemos mucho más que hace 30 años sobre genética, las complicadas interrelación y regulaciones de los genes en nuestro organismo (epigenetica), tenemos marcadores genéticos de riesgo y predisposición a ciertas enfermedades, hasta se logro avanzar en la creación de una terapia génica para una enfermedad (Retinoblastoma). Avances, sí. Revolución, no.

Con respecto a la e-Health, podemos partir con una definición como marco entendiendo eHealth como todos los temas relacionados con tecnología aplicada a la salud. Desde aproximadamente el inicio de los años 90 este concepto, con la aplicación y emergencia de nuevas tecnologías, en particular el internet, ha estado en boga. Probablemente, ustedes, lectores asiduos a nuestro blog bastante saben del concepto, ya que aquí frecuentemente hablamos sobre e-Health. Por eso quiero plantearles la pregunta, será la ¿e-Health otra idea sobrevalorada en medicina? ¿Avances o revolución?

Podemos mirar lo que ha implicado la incorporación de la telefonía fija y celular en la atención médica, los sistemas informáticos de registro, toma de horas en linea, redes de información entre otros. Sin duda que son aportes positivos para la práctica clínica (en especial en contextos de aislamiento geográfico o ruralidad en que han hecho importantes diferencias), sin embargo no han significado grandes revoluciones a la hora de brindar atención sanitaria. Es más, muchos clínicos identifican que la incorporación de estas tecnologías lejos de facilitar la interacción y los procesos de atención sanitaria pueden entorpecerlos y burocratisarlos.

Mención especial para terminar al ya bullado tema de los e-Pacientes. Muy interesante, ya que el “e” más allá del electronic, plantea personas “equipped, enabled, empowered, engaged, equals, emancipated and experts”. Internet y las nuevas tecnologías estarían detrás de estos “nuevos pacientes”. Déjenme decir: dudo. Internet y las nuevas tecnologías han sido el mecanismo a través del cuál nuevas exigencias y expectativas de los usuarios han ido emergiendo hasta llegar a los profesionales sanitarios y el sistema de salud. Sin internet, iPads o Smartphones esto se habría dado de igual forma, ya que era una necesidad natural, no algo creado por estas nuevas tecnologías.  Basta darse cuenta que los e-Patients responden a lo que el modelo de Salud Familiar busca promover en la atención de salud, en el empoderamiento y participación de las personas, desde bastante tiempo antes.

Por eso hablar de lo “e” esta muy bien, fue y será un avance. Sin embargo no nos olvidemos que las verdaderas revoluciones tienen que ver con los vínculos humanos, la relación terapéutica, la humanización de la atención sanitaria y la creación de sistemas de salud comprensivos, integrales y disponibles para todos. Si el mundo “e” nos aporta en ese proceso, ¡bienvenido sea!

Fuentes: Wikipedia eHealth ePatients

Imagenes: Creative Commons Flickr

Comments

  1. Camilo Erazo says

    Cristóbal, que bueno que hayas escrito esta columna. Primero, por que creo que refleja lo que piensan muchos médicos y profesionales de la salud, y segundo por que yo mismo he tenido una impresión parecida: existe mucha gente que piensa que eHealth es “LA” respuesta a todos los problemas de salud.

    Pero por otro lado, creo que tu artículo se basa también en algunos supuestos que no me parecen correctos.

    Primero, dices que la “historia de la medicina esta llena de panaceas y grandes ideas que “revolucionarían la salud””. Esto claramente no es así. Durante miles de años, la práctica de la medicina no tuvo grandes cambios, ni “panaceas”. Descubrimientos científicos y tecnológicos como los rayos x aplicados, los antibióticos o la píldora anticonceptiva, entre muchos otros que SI revolucionaron la práctica cotidiana de la medicina, se concentran en apenas algunas décadas.

    Por otro lado, decir que “en el sector salud tenemos ese espíritu positivista comteano”… es claramente una exageración. Hay una razón por la que hay personas que abogan por una Medicina Basada en la Evidencia, justamente por que una gran cantidad de prácticas, estrategias y modos de relación en la medicina NO están basadas en una observación cuidadosa de la realidad, si no más bien en tradiciones y creencias que forman parte de nuestra cultura, pero que en ningún caso emergen de una intención científica. Más bien, la medicina moderna se cubre muchas veces de una plátina cientificista que encubre las gigantescas brechas de información y conocimiento que son parte de la profesión.

    Finalmente, la eHealth no es una ‘idea’, o por lo menos, no es UNA idea relativamente sencilla. Es, por lo menos, un conjunto complejo de conceptos, prácticas y tecnologías. Creo que los ejemplos que elegiste son solo una parte de eHealth, que no aluden a un elemento central de ésta: las nuevas tecnologías de información y comunicaciones están permitiendo nuevas formas de relación entre las personas y, particularmente en la medicina, desbalanceando la ecuación del poder y la información en la relación médico-paciente. Sin esas tecnologías NO SERÍAN POSIBLES esas nuevas formas de relación, de la misma manera que sin la imprenta no habría sido posible la literatura disponible para mayores personas, ni los mensajes escritos, ni las cartas, ni… etc., etc.

    La eHealth no es interesante por la “tecnología”: es apasionante por que nos permite imaginarnos relaciones totalmente distintas entre todos los actores de salud, una mayor participación de nuevos actores – incluídos los pacientes – y nos permite imaginarnos también sistemas de salud que sean de verdad más inclusivos, mas eficiente y más justos, de formas que antes no eran posibles. Ese ‘pedacito’ de la ‘idea’ de eHealth a la que aludes es el que creo más importante, y al que me parece que te refieres, desgraciadamente, solo al final de tu artículo.

    Finalmente, “el mundo “e”, no es un mundo separado. Es EL mundo completo en el que se están integrando, de manera cada vez más rápida y masiva, las nuevas tecnologías. Es por esta razón que algunas personas ya están diciendo que debieramos dejar de hablar de eHealth, como si fuera una revolución, y empezar a hablar de “health”, entendiendo que es la realidad que nos va a tocar vivir.

    Saludos, y gracias por poner el tema en la mesa con esta oportuna reflexión.

  2. Flavio Camus says

    HE trabajado en sistemas de informacion de salud por casi 10 años, y creo que el tema esta mal enfocado. Se usa mas como argumento de venta de sistema que como solucion a los problemas que si pueden ser solucionados.
    Los sistemas de informacion en medicina deberian apoyar el proceso de atenciona, facilitar la informacion para mejor diagnostico, y mejorar el aceso a especialistas en las especialidades que lo permiten.
    Pero la realidad es que en muchos centros medicos y hospitales no se hace un estudio del impacto esperado y se implementan soluciones que no necesariamente mejoran la situacion actual, o simplemente esa evaluacion no se hace.
    Otro de los posibles problemas es la seguridad de los datos de pacientes. Hace un par de años en Espeña se filtraron datos privados de pacientes en un sistema PACS, por que la implementacion estandar no provee los niveles de seguridad o bien se confia en la buena fe los usuarios.
    SI la plataforma no prevé los posibles problemas de informacion, nada dice que esos datos puedan ser usados con otros fines mas alla de la salud del paciente.
    Una vez mas, tener un buen sistema no es tener una buena solucion, o en otras palabras, muchas veces se compra una gran solucionpara un problema equivocado.