Reflexiones Hospitalarias

Hoy un día cualquiera, pero posterior a mi renuncia del Servicio Público, quiero poder transmitir mis opiniones  (de eso se trata) y que podamos compartir un poco acerca de lo que significa ser o haber sido “funcionaria Pública”.

Brevemente les contaré que trabajé 13 años en una empresa a cargo de administrar la Ley 16.744, luego “salté” al Ministerio de Salud por 4 intensos y provechosos meses, pero sentía muy dentro de mi que era necesario trabajar en un Hospital, porque de las situaciones que pasan en un lugar hay que vivirlas. Bueno, sí, dejé el MINSAL para “vivir mi experiencia hospitalaria”, pero necesaria por cierto. Por cosas del destino el 1 de Julio del 2009 llegué a trabajar en el recién inaugurado Hospital Metropolitano de Santiago, Organización que atiende a los pacientes que deriva la Red de atención Sur Oriente; derivaciones mayoritariamente de comunas vulnerables y numerosas que son las que atiende el Hospital Padre Hurtado y Complejo Asistencial Dr. Sotero de Río.

Me dediqué a observar todos los detalles de todas las áreas que conforman un hospital denominado de alta complejidad, que en nuestro caso era porque tenía camas de UPC.

Me encontré con un mundo que no se conoce hasta que se está dentro de él y que no tiene nada que ver en términos de convicción y acción al área privada. Junto con mis observaciones, me fui “enamorando” del Servicio Público por la gran oportunidad que tiene un profesional de ser grande en términos de entregar Gestión del cuidado en caso de la enfermería o buena Medicina, tal como te la enseñan en la Universidad o por lo menos como a mi me la enseñaron: atención de Calidad, colocarse en el lugar del otro, entregar un buen trato, ver al paciente en todo su entorno con su familia, su enfermedad, su caso social, su reintegro a la vida laboral, rehabilitación, cuidados paliativos, limitación al esfuerzo terapéutico, internación, etc. Tratarlo como un ser humano digno.

Luego de sentirme útil y feliz en mi trabajo como enfermera, la que fortalecía mi profesión y la convicción de ser enfermera día a día, también había que observar otras áreas no clínicas y cómo ellas se relacionaban entre si para hacer una mejor gestión y obviamente manejar los recursos asignados anualmente v/s la complejidad de las derivaciones y el recurso humano, entre otras cosas.

Los que trabajan en hospitales o pasaron por él no tienen porqué pensar igual que yo respecto a lo siguiente y lo más probable es que piensen lo contrario:

Entre tanta observación y vivencias me encontré con variados temas que dan para pensar y que deben ser resueltos, Uff!! Hay de todo.

  • Los actuales Hospitales tienen los recursos para mejorar la administración y Gestión.
  • Que lamentablemente existe esa “cultura hospitalaria” que como una enfermedad transmisible produce brote y luego ya está en varias unidades. Ya saben a que me refiero cuando hablo de esa cultura:

o   Realizar su función mecánicamente.

o   Sentir que los pacientes son nuestros y por lo tanto podemos tratarlos como queramos.

o   No  cuestionarse mucho las decisiones con la que no se está de acuerdo.

o   Mal utilizar las Organizaciones gremiales para “luchar” por el mal trato de las jefaturas hacia la gente a cargo, ¿de qué mal trato hablan? si cuando existe mal trato hacia un usuario, están haciendo exactamente lo mismo.

o   Trabajar sin ver que detrás de la patología está la persona.

o   No saludar, no despedirse, no sonreír, caminar como si los pies pesaran, buscar un problema donde no lo hay o peor aún no intentar solucionarlo o dar ideas para que mejoren.

o   Cultura de quien es jefe, supervisor, de quien manda al otro, de quien es el líder del equipo, yo le llamo los egos…por un fin propio y no del usuario.

  • No existe conversación entre unidades clínicas y las Subdirecciones y/o unidades de finanzas, administrativas, farmacias, unidades de apoyo, etc. Claramente si no existe un fin común, la administración no funciona y cada Unidad y/o área trabaja en una isla pensando que lo hace muy bien.
  • Existe poco reconocimiento a los buenos profesionales, a esos comprometidos con la Salud Pública de corazón.
  • No quiero referirme en este post de los sueldos, porque acá no nos vamos a colocar nunca de acuerdo, pero sí comentarles que esos 13 años en la empresa privada el mío era la mitad de lo que me pagó el Hospital.
  • Y observé a los cientos de alumnos que pasan diariamente por el Hospital, de distintas áreas del quehacer en salud y más de una vez pensé que yo era de otro planeta. Este tema me preocupó más que todo lo mencionado anteriormente, ya que ellos son el futuro en la atención, más de alguno de ellos me atenderá cuando yo esté hospitalizada. Sin duda las generaciones y formas de educar deben cambiar. La enfermería y/o medicina no son números, abreviaturas, medicamentos, la búsqueda de la enfermedad sin involucrar al enfermo y su familia. Quedé impresionada.
  • El tema con la muerte no lo quiero dejar de lado. Una persona va a morir y listo!. NO, no es así, debe existir preparación para ello, deben conocer como es ese espacio un poco sucio, gris, helado que le llaman depósito de cadáveres, nunca vi a una enfermera, técnico o médico acompañar a la familia hacia ese lugar, ¿para qué, si ya se murió? Yo fui muchas veces, pues así me lo enseñaron.
  • Y también hay harta gente que trata de luchar día a día para que lo que yo observé se mejoré, esa es la gente que está comprometida, no la que lo dice en una reunión para quedar bien con el jefe. Doy gracias haber podido conocer también a esas personas que en trabajo de hormiga van remando con dificultad, pero siguen adelante.

Con estas breves y personales palabras solo quiero poder transmitir que no todas las malas cosas que uno siente que pasan a diario en el trabajo son culpa del otro, o del jefe, también son las pequeñas acciones que vamos dejando de hacer por no pensarlas como sería si las hiciéramos distintas.

Que ganas de escuchar sus opiniones en un bar con buena música y seguir aprendiendo, opinar y escuchar experiencias de fracasos y éxitos.

“NO DEJEMOS QUE NOS FALTE LA VOLUNTAD DE HACER UN MEJOR TRABAJO EN PRO DE UNA MEJOR SALUD”

http://www.flickr.com/photos/hikingartist/5019943611/sizes/m/in/photostream/

Comments

  1. Katty says

    Alguien dijo, me voy pero volveré…esto es solo un intermedio por situaciones que presenta la vida….

  2. says

    Yo volví despues de 10 años y la situación de esa llamada “cultura” estaba igual o peor
    Se Requiere una Reingienería mayor
    Reconozco no saber como hacerlo,sin terminar coludido con esa cultura cancina y maltratadora

  3. Manuel N says

    Creo que esta vision es la real y la que nos falta a todos. Ser profesional, tener una mirada calida, humana y no por eso menos profesional ni tecnica
    Faltan personas que complementen su trabajo con la humanizacion, ya que actualmente son automatas y tecnicos, que hacen con todo esto que su labor sea menor calidad

    Yo he intentado estar en el servicio publico dos veces y las dos he terminado cansado de la inercia de la gran mayoria de los funcionarios de todos los estamentos, que hacen que el trabajo sea mas duro y de menos calidad, saliendo mayormente afectados los pacientes, para quien esta dirigido el trabajo del hospital. De que los problemas sigan por que nadie los quiera solucionar.

    un abrazo

  4. Maía says

    Que reflejada me sentí con lo que escribiste. Si cada uno de los “profesionales”, “servicios de apoyo” hicieran BIEN su pega, por Dios que trabajaríamos menos pero MEJOR!!!

  5. Hernán says

    Las dos caras del servicio público… Los muy comprometidos y los que no se comprometen nada.

    Debemos seguir trabajando para mejorarlo

  6. says

    Querida Katty, me siento tocada por tus palabras en relación a los estudiantes del área de la salud. Yo veo a los estudiantes de enfermería angustiados por una buena nota o ni eso, sino por aprobar el curso y seguir echándole para adelante, sin cuestionarse el cuidado, la cercanía con el paciente, el aprender para dar mejor atención. Sólo quieren pasar de curso, trabajar en el lugar que mejor pague.

    Hoy como docente me preocupo de entregarle a los estudiantes mis experiencias, mi cariño por una buena atención, digna y cariñosa. También los apoyo, los escucho, están presionados por las notas por pasar el ramo. No creo que les enseñen más de lo que yo aprendí, creo que no saben cómo hacerlo y se estresan por todo.

    Hecho de menos a esas docentes que eran cercanas a nosotros cuando estudiantes, que podíamos acercarnos a hablar con ellas de nuestras dudas y hasta de cosas personales. Yo aun tengo contacto con mis profes y las adoro.

    Mis estudiantes aun se contactan conmigo a través de msn, facebook o twitter. Y cuando nos vemos nos abrazamos con cariño.

    Como mensaje final, mejoremos la calidad y el cariño por los pacientes desde el pre grado.

    Un abrazo
    Jackie

  7. Fran Ronda says

    Katty
    No dejo de emocionarme un poco con tus palabras y ciertamente me siento reflejada en ese sentimiento que querer tratar a los pacientes como seres humanos que son, mas que como una patología.
    Decidi empezar mi carrera profesional en el servicio publico y aunque tuvo mucho de agraz, los momentos dulces se atesoran. El saber que estas ahi no solo para palear el dolor fisico, si no que tambien para acompañar, aconsejar, orientar y por que no, para llorar con ellos.
    Seria lindo que todos los funcionarios publicos llevaran consigo este sentimiento y estas ganas de hacer lo que se supone nos corresponde: ser una mano amiga en momentos de vulnerabilidad.
    Dejé el servicio publico mas que nada aburrida un poco del “sistema” que maneja todo esto, de los abusos de mi jefatura y lamentablemente por las lucas.
    Ahora trabajo en una clinica que para mi felicidad esta enfocada a la tan abandonada clase media chilena y estoy feliz, quizas la ayuda social no es la misma, pero la cercania con las pacientes si….y claro, la paga muchisimo mejor.
    Sigamos difundiendo lo enriquecedor que es ayudar a los demas y recordandonos el motivo que nos trajo aca y nos transformo en lo que somos.
    Cariños
    :D

  8. carolina ali says

    Desde fuera, muy fuera del area de la salud, como quisieramos los usuarios, aun de servicios privados que los profesionales del area de la salud tuvieran el 50% de tus convicciones. He tenido experiencis, pocas, pero tetricas, desde que hiciereon desocupar la pieza de la clinica cuando tuve a mis guaguas porque me trasladaron a la uci del hospital de urgencia y mi familia en vez de acompañarme tuvo que encargarse de desocupar la habitacion y entregarla, hasta acompañar a mi nana al hospital porque de un rato pra otro no pocia caminar, vivimos la indiferencia atroz de las secretarias, recepcionistas, y cuando logramos dar con un doctor muy preocupado, sensible, acogedor, que la trato, se lo cambian por otro y ese otro la RETO por no seguir con su medico tratante….que impotencia..mi nana asustada e intentando explicar…lleguea pensar que ese doctor se estaba desahogando de algun problema personal. Ahi tuve que recurrir a pitutos, hechar cargos y gente conocida encima….una practica antigua, sucia..pero eficaz. Katty, como opinante, solo como opinante la situacion de la salud publica cambiaria tanto con tus convicciones….conclusion: porque no haces clases???

  9. Jacqueline Wigodski says

    Katty, concuerdo con Carolina, debieras estar dando clases, eres de las enfermeras con valores, de esas que se necesitan para traspasar a los estudiantes el amor por la profesión y respeto por los pacientes.

    Jackie

  10. @dantealberti says

    Querida amiga, cada una de tus palabras me identifican, fue un honor trabajar contigo, ver tu dedicación a la calidad en forma holistica, siento que tu partida es una pérdida para nuestro hospital, pero la entiendo, pues todos los que estamos en esto “lavorando con il cuore”, por los pobres de Chile (orgulloso de ser un empleado público) por las razones que tu expones comenzamos a caer en el pozo de la desilución y el desánimo y ha pensar que la sociedad chilena no tiene remedio, no puede seguir esta cultura en que los flojos y descarados se esconden tras la palabra maltrato, donde la finalidad es el poder y el dineró y no el paciente, la indiferencia al dolor de todo tipo, al temer a las asociaciones y fueros que en algunos casos defienden lo indefendible,a la falta de respeto y la cultura de “no estar ni ahí” En fin frente a la imposibilidad de gritar y ser escuchado la alternativa es emigrar, a otra cultura más justa y solidaria.

  11. Pamela Pinilla says

    Katty:
    Tienes mucha razón en varias puntos que expones, pero lo que más me gusta es que aún tienes las ganas de volver para cambiar las cosas.
    Como dice Dante, también estoy orgullosa de ser empleada pública, y no importa si el resto son zombies en su trabajo, me voy con todos los días a mi casa con la conciencia tranquila que he dado el 100% para aportar con mi grano de arena.

    Somos agentes soñadores y generadores de cambio… la clave está en nunca desfallecer y mantenerse con los valores que nos llevaron a elegir una carrera de la salud, por nuestra vocación de servicio siempre por sobre las circunstancias, por una gran razón… LOS PACIENTES SE MERECEN ATENCION OPORTUNA, DE CALIDAD Y UN TRATO DIGNO.

    Un abrazo!!!

  12. Marcela says

    Que buena reflexion,a ratos crei que leias mis sentimientos para con el servicio publico, del cual muchas veces he querido arrancar a causa de lo que describes pero que luego me arrepiento al pensar que asi como tu te diste cuenta que la gran mayoria tiene el foco de su quehacer en un gran YO y no en un NOSOTROS ,como debe ser, gracias a los grandes egos que existen en el medio, nosotros que nos damos cuenta somos los encargados de cambiar esta vision, cuesta, pero paso a paso se puede lograr o al menos mostrar que existe otra manera de tratar a los usuarios internos y externos, a no malgastar los recursos, a apoyarnos como equipo en el trabajo diario, a mostar al usuario que no por tener menos recursos tiene que esperar un lugar desordenado, incomodo, etc,etc,etc quiero creer que si estoy donde estoy es por la mision de ser un nexo cercano, eficiente, oportuno, empatico para con quienes necesitan recibir un servicio que no pueden obtener en otro lugar porque no pueden elegir.

    Un abrazo y por favor sigue en la senda.

  13. Katty says

    Gracias a todos por sus comentarios, es bueno no sentirse extraterrestre en el medio..
    Les agradezco sus comentarios y sugerencias, me hacen bien frente a mi busqueda de empleo..
    Que no les ganen los egos!

  14. andres says

    Cuanta razón tienes en tus apreciaciones. Siempre he trabajado en el servicio publico desde que me recibí como medico , primero en un consultorio, y luego de especializarme en el hospital felix bulnes ( que post 27/F comparte “casa” con HOSMET). Nunca he querido trabajar 100% en la medicina privada porque provengo de una comuna humilde y siento que debo “devolver la mano” a mi gente.
    Pero cada cierto tiempo siento ganas de dejar el hospital por los problemas que enumeras , me enferman las defensas “gremiales” a los funcionarios que trabajan mal, gente que solo quiere llegar a una jefatura para dejar de ver pacientes y sentarse en una oficina a tomar cafe , también por las políticas de salud que solo se centran en la parte asistencial sin preocuparse por la prevención de las patologías o siquiera si los pacientes se mejoran o no… me quedo por el cariño de los pacientes , y porque hay otros funcionarios que se esmeran en dar lo mejor de si para nuestros pacientes… asi que creo que me sacaran con los pies hacia adelante del hospital…
    Un abrazo

  15. andres says

    ojala vuelvas luego al sector publico … hacen mucha falta mas profesionales con tu vision