Contacto

¿Comentarios, sugerencias, problemas técnicos, negocios, publicidad? no dudes en contactarnos mediante el formulario o directamente escribiéndonos a contacto@matasanos.org

También puedes encontrarnos en:

asd

Artículos

June 27, 2011

¿Quién mató a Google Health?

Autor

Camilo Erazo

Médico, Magíster en Gestión para la Globalización (U Chile), MBA (U of Melbourne). Editor de Matasanos, co-fundador de Viralizando, ex-psiquiatra, fan de la Salud Pública - Apasionado por entender mejor el rol de las TICs en la salud.

… No, no fue la prensa, ni la radio.

¿Quizás fueron los médicos, que nunca se sumaron a la plataforma? ¿O quizás los proveedores de servicios, como hospitales, aseguradoras y desarrolladores de fichas médicas electrónicas, que no quisieron compartir su información? ¿O los pacientes que no lo entendieron? Ninguna parece una respuesta satisfactoria.

¿Por qué Google falló en convocar la suficiente audiencia para mantener activo este servicio?

A primera vista resultaba una receta segura de éxito. En 2008, cuando se lanzó el servicio, las búsquedas relacionadas a salud aumentaban y captaban la atención del buscador, impulsado por la publicidad. Al fin y al cabo, la “industria” de la salud en EE.UU. mueve un 17% del PIB del país más rico del mundo. Seguramente podría beneficiarse de la eficiencia que Google había llevado a una parte importante de nuestra vida. Para el mundo de la salud, cuya infraestructura tecnológica (incluso en el país del norte) permanece anclada en el siglo XX, Google quería revolucionar nuestro sector inyectándole la misma eficiencia, rapidez y precisión con la que hoy encontramos información en Internet.

Sin embargo, Google anunció a través de su blog que, desde el 1° de Junio de 2012, Google Health ya no iba más.

¿Qué es era Google Health?

"El Dr. Google está ocupadito; va a tener que llamarlo más rato."

Este servicio pretendía dar acceso y control a su propia información de salud a las personas, para poder compartirla con quienes quisieran a través de internet. Es decir, lo que se llama un “registro personal de salud” (mi traducción) o Personal Health Record (PHR) a través de la web. A través de Google Health (GH), las personas podían organizar su información personal (desde antecedentes clínicos e historia familiar, hasta actualizar periódicamente variables como peso y presión arterial), y compartirla con sus parientes, médicos, o con otros centros de salud. Por ejemplo, disponer de un PHR permitiría a las personas cambiarse fácilmente de clínica, y transferir eficientemente sus datos para hacer una nueva ficha médica en un nuevo centro de atención. O en el caso de una urgencia médica atendida fuera del lugar de residencia habitual del paciente, permitiría tener acceso rápidamente a sus antecedentes, simplemente bajándolos de internet. Incluso, pretendía Google, las personas podrían monitorizar sus propias metas de salud, como peso, colesterol y otros.

Pero estas funcionalidades fueron explotadas solo por una minoría de personas, poseedores de altas competencias tecnológicas, educación y recursos, además de motivación. Como dice el propio blog de Google: “Quisimos traducir nuestro enfoque centrado en el consumidor, exitoso en otros dominios, al de salud” (traducción y énfasis mío). Quizás por eso no resultó…

Causa de muerte.

A pocos días del anuncio, proliferan las especulaciones en la red sobre el motivo real de defunción de GH. “No es social, ni entretenido”, según Adam Bosworth, ex-ejecutivo de GH. O sencillamente no cumplía las expectativas de los pacientes/consumidores. Quizás las personas no quieren pasar todo el tiempo pendientes de su salud, vigilando atentamente cada variación de su presión sistólica. Es posible que el fracaso de Google Buzz, y su “espectacular” inauguración con un enorme fallo de privacidad, haya sacrificado parte de la confianza que las personas depositamos en Google para manejar información sensible como la de salud.

¿Cómo se relacionó GH con los doctores? Los profesionales de salud siguen siendo la fuente de información más confiable para las personas; por extensión, también podrían ser los más idóneos para cautelar la seguridad de la información de salud personal. Si Google Health no fue capaz de ganarse a los médicos, hacerles su trabajo más fácil y generar su confianza, entonces no merecía triunfar.

Quizás los problemas están en un terreno más tecnológico. Al tratarse de un servicio “en la nube”, también genera desconfianzas. Se puede caer Blogger, pero no se puede caer un servicio que tiene nuestros valiosos datos de salud. Otros opinan que Google no trabajó suficientemente con desarrolladores y se obsesionó con Android. Del mismo modo, no logró consolidar alianzas estratégicas con otras compañías del sector.

Pero uno de los análisis más certeros, es a mi parecer también el más sencillo: “Money”. GH no fue sustentable y no generó la suficiente tracción entre sus usuarios por que no pudo “entrarle” al modelo de financiamiento de la salud disponible en EE.UU. El modelo gringo, característico de la medicina privada, privilegia realizar más intervenciones que las necesarias, ya que los médicos e instituciones de salud solo cobran en la medida en que hacen más prestaciones. ¿Qué interés tienen en hacer MENOS cosas? ¿Para qué ser más eficientes? Los sistemas de salud privados no ganarían nada si la atención de problemas de salud se traslada a un modelo online, más barato, o si se hace más eficiente gracias a disponer de mejores sistemas de información. (Ojo: en EE.UU. también funcionan excelentes sistemas de salud con otros tipos de financiamiento, como Kaiser Permanente o incluso el sistema de salud del Departamento de Defensa para Veteranos, que están apoyados en poderosos sistemas informáticos. Sin embargo, parecen ser ejemplos aislados).

Google Health está con muerte cerebral; no tendremos una autopsia hasta que lo desenchufen del ventilador mecánico el 31 de diciembre de este año. Hasta entonces solo queda seguir analizando el caso con más profundidad y aprender de los fracasos del gigante.

Qué viene para adelante.

Probablemente Google lo podría haber hecho mejor. Pero su fracaso en abordar el tema de salud demuestra lo difícil que es innovar en este sector. A su vez, desmiente a los fanáticos  “computines” y los demagogos del libre mercado que piensan que basta disponer de toda la información para que las cosas funcionan mejor. Más información no necesariamente significa mejores conductas. Lo otro que demuestra el fracaso de Google Health es que intentar mejorar la salud adaptando modelos que han funcionado en el mundo del consumo masivo no es necesariamente el mejor camino. Quizás la salud necesita sus propios modelos – el del consumo privado simplemente no se ajusta a la realidad de las necesidades de salud de las personas cuando se enferman.

La desaparición de GH le facilita el camino a otras empresas que están intentando capturar este “mercado”. Entre ellas, Runkeeper pretenderá tomar el espacio de los usuarios con conciencia de salud e interés por el bienestar y el buen estado físico. KEAS , a través de sus programas de bienestar y salud en el trabajo, podría convencer a los empleadores que se pueden cambiar las conductas mediante un uso inteligente de la información y un enfoque lúdico. Desafortunadamente, el otro gorila tecnológico, Microsoft  y su tecnología “Health Vault”, quedan así sin contrapeso…

¿Quién más podría ocupar el lugar de Google Health? ¡Comparte en los comentarios!

Imágenes: Ciberwolf, CyberNet News, Chilmark Research

Hay 10 comentarios en esta publicacion

10 Responses to “¿Quién mató a Google Health?”

  1. Marcos says:

    Por lo menos en el corto plazo, la tendencia de operatoria de la información medica sigue prefiriendo la forma tradicional, por ser la fuente de información más confiable y competente como dice mas arriba…
    De todas maneras hay ejemplos de medicina 2.0 como patientslikeme.com, donde se conectan mas de 100mil pacientes…

  2. Katty says:

    Excelente post!! y si no estaba en mi iphone no era útil.

  3. Joe says:

    Existen varias cosas, desde mi punto de vista, que provocaron que GH no haya sido un sistema interesante y/o util, algunas son problemas locales, otros de la estructura:

    - Creo que fue poco publicitado, creo que solo vi noticias sobre el al inicio de su existencia y al final. Pero entre medio??
    - Para servicios novedosos (como es GH), una estrategia de marcha blanca, en una poblacion limitada (una especie de beta, en un pais, por ejemplo), hubiera servido para dar confianza y mostrar que es util.
    - Falto venderlo mejor: Como convencer a la gente de pasar sus datos clinicos a internet, registrar los cambios de forma diaria? Como motivar a los hospitales a traspasar sus registros a GH? Falto eso…
    - Hasta lo que se, solo podias acceder online, desde un PC. Ninguna opcion de acceder desde un smartphone, o bajar un programa para trabajar offline.

    A nivel nacional:
    - No tenemos ni siquiera una ficha clinica nacional (en los consultorios existen al menos 3 programas distintos, mientras que en los hospitales, no existe nada).
    - Hablando en serio, en los hospitales publicos (al menos el mio) no existe nisiquiera computadores suficientes para que cada medico pudiera evolucionar a su paciente en un computador, lo cual imaginar hacerlo online es completamente inviable.

    hubiera sido una muy buena alternativa (una alternativa libre a los costosos programas de registro medico), pero la gran G no lo vendió bien.

  4. Camilo Erazo says:

    Gracias Katty, Marcos y Joe por los comentarios; efectivamente hay muchas razones por qué falló GH. (Algunas más aparecieron en este nuevo artículo hoy: http://mobihealthnews.com/11480/10-reasons-why-google-health-failed/ )

    Sobre la situación en Chile; creo que los que van a querer meterse en esto son las compañías de comunicaciones, que ya tienen a los centros de salud entre sus clientes… Si atinan y hacen un buen producto, podría prender, pero con el nivel de servicio que tienen actualmente… lo veo difícil.

    La otra gran prueba va a ser la Licencia Médica Electrónica. Esto va a obligar a los centros de salud a tener ciertas capacidades tecnológicas que podrían transferirse hacia actividades más clínicas, pero claro, pura especulación hasta ahora.

  5. Valentina says:

    Gracias por este post Camilo!
    A mi me parece que la muerte de Google Health también demuestra que no hemos logrado darle la vuelta al paradigma…. no estamos preparados para este salto… aún.
    Tenemos que tratar de aprender de esta experiencia y así como Joe lo analiza a nivel Chile, deberíamos hacer lo propio desde nuestros respectivos países. Tal vez aprendamos algo aplicable a nuestra realidad….
    Nos seguimos leyendo!
    @vj_CR

  6. José says:

    No estoy de acuerdo Google Health era y es necesario….!!!

  7. SBG says:

    Faltó citar artículo anterior: Google Health y la Privacidad: http://matasanos.org/2008/10/16/google-health-y-la-privacidad/

  8. Camilo Erazo says:

    Vale, gracias por tu comentario. Los amigos de @infor_medica también nos hicieron llegar una opinión parecida: Será que Google se adelantó a los tiempos?

    Toda la razón: en 2008 Sebastián ya nos había contado sobre Google Health. Añadí el link correspondiente en el texto.

    José: Como indico en el texto, GH solo resultó necesario para una minoría de usuarios. ¿Por qué crees que pasa eso?

  9. SBG says:

    Y bueno … y murió!.