Cambios Reforma NHS: Escuchando Se Puede

Para los que nos ha tocado la suerte de vivir este tiempo en Europa, específicamente en Reino Unido, el caso de la reforma al National Health Service (NHS) ciertamente será recordado como uno de los principales hitos durante este tiempo. No por nada el nivel de involucramiento de diversas instituciones y grupos de interés ha sido masivo, partiendo lógicamente por el Gobierno y la oposición política, pero donde también las organizaciones medicas, de enfermeras y matronas, grupos de pacientes y centros de estudios jugaron un papel importante en lo que será – hasta el momento – el producto final de este ejercicio mitad político mitad técnico.

Ya en Marzo en @matasanos publicaba acerca de la reforma anunciada por el gobierno representante de la coalición conservadora-liberal demócrata (Link aqui) con el título “La Muerte del NHS”. No por nada los elementos que contenía la reforma fueron fuertemente cuestionados por la sociedad civil y representantes de los gremios médicos, con una apasionada defensa del NHS por la British Medica Asociación, la misma que por allá en la década del 40 era una de las principales opositoras al proyecto de sistema nacional de salud que proponía el laborista Bevan.  El énfasis puesto en la competencia, la premura por producir el cambio poniendo como fecha el 2013, la eliminación de los Primary Care Trust traspasando la función de comisionar servicios a agrupaciones de General Practitioners y finalmente, la perdida de la responsabilidad por parte del Department of Health sobre la provisión de servicios de salud encendieron todas las alarmas, provocando columnas de opinión, debates, documentos, llantos y  multitudinarias manifestaciones, que llevaron a la coalición gobernante a proponer un “Ejercicio de Escucha” de dos meses, a través de la creación de un foro, para escuchar a todos los involucrados y perfeccionar la propuesta.

Es cierto que durante estos dos meses las cosas dentro de la coalición gobernante no estuvieron muy tranquilas, sobre todo para los Liberales Demócratas, el socio de los Conservadores en esta coalición… el castigo en términos de popularidad y apoyo hacia el líder (Nick Cleg) tanto por la voltereta sobre al alza de aranceles universitarios como por ser co-participe en uno de los recortes de presupuesto más fuertes en el país desde la segunda guerra mundial, pusieron nerviosos a los miembros y parlamentarios de este partido que permite la mayoría en el actual parlamento. Sumado a esto, la derrota en el referéndum sobre el cambio en el sistema de votación (buque insignia de las políticas Lib-Dem) y la barrida electoral sufrida en la elección de los local council, configuraron un escenario que exigía por parte de los Lib-Dem el salir a la cancha a demostrar que pueden ser un contrapeso en el Gobierno para los Conservadores, y que mejor para ello que la reforma de salud.

Este escenario político, tensionado por declaraciones de Nick Clegg acerca de que no permitirían pasar esta reforma sin cambios (enojando de paso a sus socios) y las claras conclusiones del NHS Forum sobre el “Ejercicio de Escucha” (link aqui), hicieron que el Primer Ministro David Cameron al día siguiente saliera a anunciar importantes cambios a la controvertida reforma al NHS. Cuales son ellos? Se retoma la responsabilidad en la provisión de servicios por parte del Department of Health, el ultimátum de 2013 será más flexible,  la competencia será un elemento adicional y no central, siendo considerado solo cuando provoca beneficio real a los pacientes, y por último, las funciones de comisión se mantienen con los General Practitioners pero además se suman los clínicos y persona de salud de los hospitales, creando una especie de senado clínico.

Los cambios anunciados moderan los temores sobre la gran reorganización a la cual el sistema de salud ingles estaba expuesto. La flexibilidad del 2013 es algo positivo, como también lo es la disminución del énfasis en la competencia. Por supuesto, la implementación es la que dará la verdadera señal de cómo van las cosas, pero la sensación térmica es de victoria para los críticos y vergonzosa vuelta en U para el gobierno.

Pero mas allá de los cambios y aspectos concretos, quería destacar lo significativo que me parece el hecho de que el juego político (no con mucho merito de la oposición) haya permitido que los grupos representativos de la sociedad civil hayan , mediante propuestas y levantamiento de opinión de manera organizada/contundente,  forzado la generación de este “ejercicio de escucha”, participado en él, y generando los cambios necesarios en una política publica tan importante como es la organización macro del sector salud. Lecciones para nosotros en Latinoamérica, que parecería que esperamos todo de nuestros políticos, vemos como se deciden los temas entre cuatro paredes y solo nos quejamos por twitter. El desafío es que seamos escuchados y tomados en cuenta, pero con opiniones solidas.

 

Comments

  1. pornuestrasalud says

    Ojalá seamos capaces de articular esas “opiniones sólidas”. El diseño de nuestro sistema de salud se ha movido históricamente por la fuerza de los intereses económicos. Pienso en la creación de la Modalidad Libre Elección, o en la creación de las ISAPRE. O, más actualmente, este abuso del bono como panacea. ¿Cuándo será el tiempo de poner como eje el estatus de salud de las personas? Cierto, con eficiencia y racionalidad, pero por sobretodo con el valor de la Equidad como principio.
    Al final, viendo los debates en EEUU y Reino Unido queda una sensación de amargura. Debemos avanzar mucho en mejorar la calidad de nuestros discursos, dejar prejuicios e intereses, ampliar la difusión, comunicar, abogar, y por último protestar, como sea.

    @pornuestrasalud

  2. Mario Hitschfeld says

    Excelente post!! Toma como excusa la reforma del NHS para tratar un tema aún más revelante: el diálogo en política.

    Aparte de los beneficios del sistema parlamentario (que creo es el paso que debe dar el sistema chileno), en UK la gente se motivó en participar y hacerse escuchar. Y en nuestro Chile, ni el sistema ni la gente están dispuestos a un diálogo real (salvo un año antes de las elecciones).

    Y para no idealizar a UK, ojo que los cambios finalmente ocurrieron por una buena lectura y movida política del partido co-gobernante minoritario, no porque Cameron haya visto la luz en el diálogo ciudadano.