Un cuento que se llama: “Atención primaria en salud”

Este es un post invitado de Xavier Fernando Vela Parada, Interno de Medicina en El Salvador.

En 1978 ocurrió lo impensable, el evento de naturaleza político-sanitaria más importante hasta la fecha y que contó con el patrocinio de organizaciones como UNICEF, la OPS y la mismísima OMS; realizada en la ciudad de Alma-Ata (hoy Almaty, Kazakhstan) y que finalizó con su lema: “Salud para todos en el año 2000”.

Hoy regresando un poco en el tiempo con intenciones de ver a manera de retrospección a una década de la meta planteada para entonces, es lógico que queramos evaluar y preguntar ¿están todos sanos para el año 2000?

Según la definición de Atención Primaria en Salud (APS) que surgió en dicha reunión y que recoge la declaración de Alma-Ata que reza así:

“ (…) La asistencia sanitaria esencial basada en métodos y tecnologías prácticos, científicamente fundados y socialmente aceptables, puesta al alcance de todos los individuos y familias de la comunidad mediante su plena participación y a un costo que la comunidad y el país puedan soportar, en todas y cada una de las etapas de su desarrollo con un espíritu de autorresponsabilidad y autodeterminación. La atención primaria forma parte integrante tanto del sistema nacional de salud, del que constituye la función central y el núcleo principal, como del desarrollo social y económico global de la comunidad.”

Yo me detengo en un momento donde dice “a un costo que la comunidad y el país puedan soportar” me hago una nueva pregunta: ¿y si mi país simplemente no puede soportarla?

Sin rodeos: actualmente me encuentro cursando el internado rotatorio en mi carrera de medicina, el currículo exige que durante cuatro semanas sea enviado al primer nivel de atención para conocer a grandes rasgos como el Ministerio de Salud de mi país, El Salvador,está llevando esa “salud para todos” que esperábamos tener en el año 2000. La realidad dista mucho del papel.

Cuando la declaración dice “métodos y tecnologías prácticos” no me imaginé que se lo tomarían tan literal: cada semana visito un centro escolar donde en promedio “examinamos” a 90 escolares al día, con ayuda de otros médicos en servicio social. Nuestros “métodos y tecnologías prácticos” consisten en un baja-lenguas, una lámpara y quien sabe que otros aparatajes que salen de nuestros bolsillos. La mitad de esos niños tendrán caries dental, un tercio tendrá escabiosis (sarna) y otro tanto portará parasitismo intestinal. No hay mucho que hacer, más que extender una receta y decir: “Dile a tu madre que tiene que comprar este medicamento porque en la unidad de salud no hay”. Ni falta hace decir que estos chicos pertenecen a familias de escasos recursos y que únicamente alcanzarán la educación secundaria.

Aún así, he tenido la maravillosa suerte de encontrarme en un centro de atención de primer nivel localizado en el área metropolitana del país. No quisiera imaginarme las condiciones de quienes están en las zonas más recónditas del mismo. Pero dejando cualquier connotación melancólica de lado, preparo mis “utensilios” para trabajar esperando ver ese año 2000 cuando haya salud para todos.

Xavier Fernando Vela Parada
Interno de Medicina
Universidad de El Salvador – Facultad de Medicina
Twitter: @xaviervel

Las imágenes fueron provistas por el autor. Algunos enlaces acerca de la situación de salud de El Salvador:

http://www.unicef.org/spanish/infobycountry/elsalvador_statistics.html

http://www.who.int/countries/slv/es/

Más sobre la Conferencia y Declaración de Alma-Ata en Wikipedia.

Comments

  1. Xavier Vela says

    Agradezco a matasanos.org la oportunidad de escribir en el sitio, espero que sea de su agrado y con gusto responderé a los comentarios que deseen hacer. Un fuerte abrazo para todos.

  2. says

    Gracias Xavier por tu post sobre tu experiencia en Atencion Primaria en El Salvador. Queria preguntarte: Cual crees tu que es la imagen que tienen los pacientes de la AP en tu pais, y sobre todo en esos sectores rurales? Existe el vinculo “comunitario” entre esos centros de atencion medica y las comunidades remotas?

    Finalmente..que se podria hacer, como avanzar en El Salvador?

    Saludos!

  3. Xavier Vela says

    Gracias Rubén por tu comentario, con gusto te respondo:

    La estructuración que ha tenido la AP en mi país ha permitido que los médicos que se despliegan a las comunidades rurales, se desempeñen de hecho como médicos rurales. El médico para estas personas es aquel está ahí para resolverles todos sus problemas incluso aquellos que no sean de naturaleza sanitaria. Aún así el concepto de AP está mal comprendido para estas personas ya que como nosotros sabemos existen niveles de atención en salud y dependiendo de la patología en cuestión así es manejado en los distintos niveles; los pacientes piensan que cualquier médico puede resolver cualquier problema de salud, pero es una cuestión en la que se trabaja, sobre la educación sanitaria junto con otros profesionales no médicos. Para mis compañeros que se destacan en zonas más remotas del país prácticamente les toca vivir con la comunidad, comiendo lo que les ofrecen prácticamente se vuelven un miembro de la misma.

    ¿Qué se puede hacer para mejorar? pues esa es la gran pregunta todavía sin contestar; recientemente se han desarrollado un programa de AP que se llaman “ECOS Familiares” (Equipos comunitarios de salud) y la idea es que ahora la AP llegue hasta las casas de los pacientes y no esperar que el paciente llegue al policlínico o Unidad de Salud; aún así dicho de esta forma suena bien, pero a veces el médico se la tiene que ver a palitos buscando como transportarse.

Trackbacks