Dra Karen Woo, una Nueva Mártir para la Salud

Generalmente cuando hablamos de mártires pensamos en tiempos antiguos, contextos religiosos o de guerra, donde personas han muerto en batalla o cumpliendo las misiones que estaban realizando, no por la simple “obligación” de hacerlas sino que porque lo dictaba ese sentimiento supremo llamado deber, que ellos sentían como lo más importante.

Durante la primera semana de Agosto de este año, la Dra Karen Woo , de nacionalidad británica y nueve de sus compañeros de misión fueron emboscados cuando venían de vuelta de entregar asistencia médica y humanitaria en las zonas más rurales del norte de Afganistán. Fueron asesinados a sangre fría y sus cuerpos dejados al lado de los vehículos que los transportaban en medio del camino.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=EH-GX5l2Zrc&feature=related[/youtube]

El cuerpo de la Dra. Woo fue descubierto durante la primera semana de Agosto en el noreste de la provincia de Badakhshan, además de los cuerpos de seis médicos estadounidenses, un alemán y dos intérpretes afganos que trabajaban con ellos. El grupo había estado viajando para entregar atención oftalmológica en la región.  El jefe del grupo, Tom Little, un optometrista de Delmar, New York tambien fue encontrado entre los muertos. El había estado trabajando en Afganistán por más de 30 años supervisando una red de hospitales oftalmológicos alrededor del país, financiado por donaciones privadas de la International Assistance Mission (IAM).

El vocero de la IAM dijo que el equipo había estado trabajando dos semanas y media en los alrededores de la provincia de Nuristan. Badakhshan, una región con mayoría étnica Tajik bordeando Tajikistan, es una de las pocas provincias afganas que no estaban bajo el control de los Talibanes antes de la invasión de Estados Unidos el 2001.

Se consideraba un área segura, aunque algunos miembros de la comunidad local se habían quedado de la presencia de insurgentes. Al parecer el convoy de este equipo humanitario habían escogido una ruta más larga para evitar las áreas de peligro, y además habrían llevado guardias armados, pero los habrían dejado ir porque ellos pensaron estaban seguros.

Voceros de los talibanes se atribuyeron el asesinato, aseverando que el grupo (que era de una NGOs cristiana) llevaba biblias y ellos les habrían dado muerte por ser misioneros cristianos. El jefe de la organización de caridad aseguro que, si bien eran de una organización cristiana, su fundamento era entregar atención de salud y bajo ninguna perspectiva hacer proselitismo religioso. Lamentablemente, la causa más probable del asesinato fue un simple robo, ya que todas las especies de valor que el equipo traía consigo desaparecieron. “Ellos no eran misioneros” aseguran en la NGO.

La Dra. Karen Woo, de 36 años, cirujana con residencia en Londres, estaba próxima a casarse. Su novio y familia descartan cualquiero motivación religiosa en su actuar, y la definen como alguien extraordinariamente “humanitaria” y preocupada por los demás.

“Su compromiso estaba en hacer cualquier cosa que pudiera marcar la diferencia para con los demás, ella es un verdadero héroe, nunca dejo que el miedo o la preocupación la desalentaran en lo que verdaderamente tenía que hacer” cuenta su novio.

Mas que las palabras de dolor o heroicas que siempre se dicen en estos casos, yo me quiero quedar con los hechos. Cuántos de nosotros estaríamos dispuestos a abandonar la comodidad de nuestro hogar o seguridad de nuestro trabajo y vida para seguir un camino incomodo, peligroso y poco remunerado en lo económico? Esta doctora inglesa, junto con el resto del equipo médico si lo hizo. Y podríamos argumentar que pago un altísimo costo por ello.

Sin embargo, habiendo tanta desesperación en el mundo, tanto dolor e injusticia, donde no hay que ir necesariamente a Afganistán para encontrarse con ello – es cosa de mirar en la región – la pregunta es si estamos dispuesto a abandonarnos y jugárnosla por hacer la diferencia? Yo creo que esos sí que son héroes y mártires.

Comments

  1. Epic says

    Descanse en paz. Una cruz roja sobre un fondo blanco ahora solo es una diana para una bala