Nanotecnología y Medicina

En el post de hoy los invito a revisar una unión que dentro de poco puede ser completamente normal en el área de la salud. Me refiero a los usos de la nanotecnología en la medicina.

Partamos primero por definir la nanotecnología. Si nos vamos a la siempre bien ponderada Wikipedia, encontraremos que esta es “un campo de las ciencias aplicadas dedicado al control y manipulación de la materia a una escala menor que un micrómetro, es decir, a nivel de átomos y moléculas (nanomateriales)”. Si tienen buena imaginación pueden ir pensando a la escala en la cual se trabaja.

Y que tiene que ver la nanotecnología con la medicina?. La respuesta es: Mucho. Si bien hoy la nanotecnología aún posee usos más bien limitados dentro de la medicina, cada día que pasa se van descubriendo nuevas opciones para aplicarla. Muchos piensan que en unos 20 años la nanotecnología será algo común dentro de las prácticas clínicas.

Algunos de los usos actuales son los siguientes:

En odontología se pueden usar para que los implantes dentales tengan una mayor estabilidad, gracias a que en la superficie de este se depositan nanocristales de fosfato de calcio. Una consecuencia que va unida a esto es un menor tiempo de duración del tratamiento para el paciente.

En el año 2008 científicos brasileños crearon una crema fabricada en base a nanomateriales los cuales se unen a células afectadas por cancer a la piel. Luego se aplica luz ultravioleta lo que genera una serie de reacciones químicas que generan radicales libres y terminan por destruir las células tumorales de canceres en estados inicial e intermedio

En el 2009 un grupo de científicos españoles publicaron y patentaron un biosensor que puede identificar y cuantificar células malignas en una muestra biológica. En que está basado?. Sucede que las células cancerigenas sintetizan algunas proteínas de membrana que son propias de ellas y que no se encuentran presente en las células normales, y que son detectadas por el biosensor a través de anticuerpos que se unen a esas proteínas. Para detectarlos se aprovecha que los anticuerpos están modificados con nanopartículas de oro, lo cual permite que generen una señal que puede ser detectada.

Esa es solo una somera muestra de lo que la nanotecnología puede lograr en el ámbito de la medicina. A futuro muchos piensan que se podrán crear verdaderos “nanomisiles teledirigidos”, los cuales llevarán un fármaco específico, se unirán a la célula enferma, vaciarán su contenido y realizarán una eliminación selectiva, lo cual podría significar un avance importante en el tratamiento de diversas enfermedades, como el cancer y el SIDA, por poner un par de ejemplos.

Pero no todo es tan espectacular, ya que en el 2008 se detectó que los nanotubos de carbono, superiores a los 20 micrones, provocan daños pulmonares y pleurales, que incluso podrían derivar en un tipo de cáncer conocido como mesotelioma y que se observa mucho en pacientes con exposición prolongada a asbesto.

Tampoco conocemos bien como interactuan las nanopartículas con las estructuras de nuestro organismo y con las moléculas biológicas. Incluso se piensa que algunas podrían llegar a reaccionar con moléculas de nuestro organismo y generarnos más problemas que soluciones.

Como conclusión la nanotecnología esta ahí, con sus ventajas y desventajas, esperando que sigan surgiendo nuevas aplicaciones en el campo de la medicina que permitan un mejor diagnóstico y tratamiento pero en una escala menor al tamaño de una célula, además de más estudios que nos permitan utilizar de una manera 100% segura.

Fuente: nanotecnologia.cl

Trackbacks