Farmacias, Isapres y el negocio de la salud

Las isapres Banmédica y Vida Tres fueron sancionadas por irregularidades relacionadas con la confidencialidad de sus usuarios de acuerdo con la Superintendencia de Salud. Un año tuvo que esperar para este dictamen la abogada Verónica Sánchez, quien el año pasado al consultar por un producto en farmacias Cruz Verde recibió una oferta por otros productos relacionados con una enfermedad que padeció con anterioridad. La circulación de los datos de lo usuarios y el beneficio mutuo de farmacias e isapres es el eje central de esta historia.

El hecho que comentamos fue mencionado por diversos medios por aquellos días, agudizando las críticas que ya se hacían sentir desde el reciente escándalo de la colusión de las farmacias. En este caso, se trata de la venta de datos personales por parte de la isapre Banmédica a Farmacias Cruz Verde. A través de un oferta de descuento se estimula a los clientes a crearse una cuenta en la entidad. De este modo, cada vez que el individuo compra es identificado por su cédula nacional de identidad, permitiéndole a la farmacia ofrecerle productos que potencialmente podrían interesarle basados en su historial médico. ¿Suena familiar no?

Cada día son más las empresas de servicios (no sólo del área salud) las que pretenden manejar una base de datos con nuestra información. Si pensamos en el ejemplo a la inversa las farmacias podrían estar retroalimentando a las entidades proveedoras de planes de salud acerca de nuestro volumen de compra lo que podría dar una impresión de nuestro potencial adquisitivo y el resto no es necesario explicarlo ¿no?

Como mencionábamos anteriormente, no sólo se da esto en el tema de la salud, sino también, por ejemplo, en supermercados. Cuantos de uds. no compran con una cuenta previamente creada y que funciona del mismo modo. ¿Hay retroalimentación con otras empresas en este caso? Para más de alguno la especulación podría resultar algo paranoide y meramente especulativa, es posible que así lo sea, pero no hay motivos certeros para descartar la posibilidad. Es claro que para quienes venden servicios es central conocer a sus usuarios, y si es posible, a sus potenciales usuarios.  Más sencillo que iniciar un estudio de mercado o un puerta a puerta es utilizar el dinero y adquirir de forma ilegal estos datos que de por sí son confidenciales. Se prefiere caer en este ilícito para tener certeza acerca de las verdaderas necesidades de los usuarios y aumentar los beneficios para la empresa.

¿Hacia dónde nos dirigimos? Claramente hacia un punto en el cual cada uno de nuestros intereses y necesidades estén tipificadas en una base de datos, hasta nuestro ADN podría llegar a ser parte del pack. Quizás el futuro sea especular acerca de las enfermedades que podríamos padecer eventualmente y tratar de ‘prevenirlas’. Puede que hayan algunos beneficios de ello, pero son más quienes tratarían de obtener algún beneficio. Por eso, piense 2 veces antes de entregar su rut por un exiguo 5% de descuento.

Foto : Flickr CC

Comments

  1. says

    La PRIVACIDAD del paciente cada vez se respeta menos. Incluso entre los mismos médicos y estudiantes de la salud. No se le da el valor que debería tener.