Medicina y el amor

Hoy no es día para profundos análisis ni críticas agudas. Es un día especial, al menos para todos aquellos que pueden disfrutar de una buena compañía.

Por mi parte, soy uno más de aquellos tantos estudiantes de Medicina que a pesar de tener una carga académica alta se dan el tiempo para compartir en pareja y tratar de llevar una vida lo más funcional posible. Claro está, esta no es una columna para elogiar nuestra ‘proeza’, sino para agradecer a todas aquellas pololas, novias, o como uds. les llamen que nos soportan a diario y nos brindan su compañía. Si hay mérito de alguien, claro que es de ellas.

Ser pareja de un estudiante de Medicina o un médico no es tarea fácil, y no es precisamente porque seamos sujetos particularmente exigentes, es más bien porque somos gente muy ocupada, con no tanto tiempo para el esparcimiento. En este punto algunos pueden hablar desde la experiencia de sus periodos de exámenes o sus interminables turnos, de como estos nos agotan y alteran nuestro ánimo. Sin embargo, ahí están ellas, dispuestas  a apoyarnos en momentos difíciles, cuando ya el cansancio nos saca de quicio y no queremos continuar, cuando todo parece sombrío y sin remedio.  Son ellas las que nos reciben con una sonrisa cuando salimos de un certamen/examen y las que, al menos en mi caso, nos hacen soñar con un futuro distinto al profesional.

En días como hoy, cuando le das un par de vueltas más a esto te das cuenta que no es tan sencillo, y que en el caso de los estudiantes con cada año que pasa resulta menos sencillo aún. Por ello, cualquier cumplido me parece insuficiente y sólo un reflejo parcial de los motivos que tenemos para disfrutar en este día. De manera tal que sólo resta  invitar a todos aquellos que también están acompañados a hacer sentir especial en este 14 de febrero a sus parejas, puesto lo son, y lo tienen más que merecido.

Post dedicado a todas aquellas mujeres que se atreven a soportar a un medicino, y en especial a mi novia, la más linda y paciente de todas.

Foto: Flickr CC FoxyCoxy

Comments

  1. GLORIA SAUCEDO says

    Me quedo con mi vida profesional y academica perfecta. Por lo menos està a largo plazo no terminara hechando sl basurero este artìculo con un contrato de divorcio

Trackbacks