Primeras Jornadas de Salud y Pobreza en Chile: Buscando la equidad en Salud

Asistentes Jornadas S&PEl viernes 04 y el sábado 05 de Septiembre pasado se realizaron las Primeras Jornadas de Salud y Pobreza en Chile, organizadas por la Academia Científica de Estudiantes de Medicina de la Universidad de los Andes (ACEM UANDES) y la organización Acercando Salud, que sirvieron como un espacio para generar un diálogo científico y político acerca del rol que juega la Salud en la equidad social.

Figura No. 1 mortalidad infantil chile Si bien en los últimos 60 años, Chile ha logrado disminuir considerablemente la mortalidad materno-infantil de 120 por cada 1000 NV en 1951 a menos de 10 por cada 1000 NV en la actualidad (niveles que bien pudiesen envidiar países desarrollados) (Figura Nº2); disminuir la mortalidad por enfermedades transmisibles y controlar e incluso erradicar enfermedades inmunosuprimibles (Ej. Viruela o Sarampión) todavía queda mucho por hacer, especialmente en lo que respecta a inequidad en accesos a la Salud y el considerable aumento de las Enfermedades Crónicas no transmisibles.

A continuación quiero compartir con ustedes algunas cifras impactantes que son el fiel reflejo de la inequidad existente en Chile (Figura Nº2):

Figura 2-    Los hijos nacidos de mujeres con menos de 5 años de educación mueren 2,6 veces más que niños nacidos de madres con más de 13 años de educación.
–    Los adultos mayores corresponden a la población más afectada, no sólo por pobreza material y el pobre acceso a la Salud (14,8% versus 6,6% de los Jóvenes en riesgo social), sino por la soledad y falta de oportunidades, declarándose un 33,2% “triste, desesperado y abandonado”.
–    La prevalencia de diabéticos en pacientes que cursaron sólo la educación básica alcanza el 10,2% en comparación con el 1,2% de aquellos con educación superior.
–    En estos mismos estratos educacionales, la prevalencia de Hipertensión arterial es más del doble que en población educada (54,6% v/s 21,7%).
–    En el primer grupo, la prevalencia de niños con caries es de 77,95% en comparación con el 40,3% de la población universitaria.
–    Hasta un 50% de la población con algún trastorno psiquiátrico y menos del 25% de éstos en tratamiento efectivo por falta de recursos y personal calificado así como el estigma de “ser visto por un loquero”.

Con estos datos podemos llegar a la conclusión que la Salud no es sólo una tarea de la Medicina, es también (y sobre todo) mejorar la calidad en Educación y la promoción de Salud que, como se señala en la carta de Otawa, corresponde al “proceso que proporciona a las poblaciones los medios necesarios para ejercer un mayor control sobre su propia salud y así mejorarla” (Resumen logros señalados por Ministerio de Salud Figura Nº3). Figura 3La pobreza no nos puede dejar indiferentes, nos afecta, nos duele, puede generar pesimismo y fatalismo pero sobre todo puede también movernos a mejorar nuestro entorno. Los jóvenes no estamos llamados a ser “el futuro de este país” sino el Presente. Debemos poner nuestra dedicación en superar esta inequidad existente. No debemos sólo tener las esperanzas en políticos, muchas veces poco comprometidos, como los candidatos Eduardo Frei, Sebastián Piñera y Marco Enríquez-Ominami que sin tener la mínima deferencia por los estudiantes de Medicina se ausentaron de estas Jornadas pese a haber sido invitados con varios meses de anticipación. Así sucedió también con el Ministro de Salud Dr. Álvaro Erazo que el mismo día de las Jornadas se excusó enviando en su representación al SEREMI Metropolitano de Salud doctor Belmar quien, sin embargo, expuso excelentemente.
Pese a la aparición de dificultades políticas, económicas y sociales en las comunidades más vulnerables, el trabajo que se realiza en éstas es señal del compromiso profundo de los jóvenes. Proyectos como “Acercando Salud”, “Educación 2020”, “Un Techo Para Chile”, entre muchos otros, son muestra que tenemos mucho por hacer y decir.

Mesa redonda Jornadas S&P En resumen, los desafíos por los que todos debemos luchar son (y que señaló claramente la Dra. Liliana Jadue):

1.    Aprender a ver dónde están las inequidades y buscarlas.
2.    Crear capacidades locales de análisis de la información disponible.
3.    Identificar las brechas que son modificables y actuar.
4.    Diseñar las políticas e intervenciones que atiendan a las gradientes y a las brechas.
5.    Aporte y colaboración academia – sociedad civil y estado en la construcción de las políticas públicas.

Los esperamos el próximo año en las siguientes Jornadas y los invitamos a investigar en el tema y así aportar para que Chile sea un país más justo.

Christian von Mühlenbrock P.

ps: Click en las imagenes para agrandar.

Foto: Flickr CC Ramirogarcia

Trackbacks