Alza las manos si te gusta la Marihuana…

marihuana

Muchas personas, sobre todo jóvenes y adolescentes, son asiduos consumidores de marihuana.  La marihuana viene en diversos formatos y se usa de distintas maneras, pero acá no nos avocaremos a hablar de ello, sino que trataremos de dilucidar dudas y derribar algunos mitos respecto de su uso.

El compuesto activo de la Cannabis sativa (nombre de la famosa “plantita”) es el delta-9-tetrahidrocannabinol, más conocido por las siglas THC.  Este compuesto actúa uniéndose a los receptores de canabinoides y tiene un importante efecto en el Sistema Nervioso Central, principalmente en el cerebro y cerebelo (ya sabrán algunos de quienes lean, ¿o no?).

Esta droga ilícita tiene cientos de miles de defensores; se dice que no es tan dañina, que no causa daño alguno, que tiene efectos benéficos y un largo etcétera.  Lo cierto es que diversos estudios han mostrado que su uso suele preceder al uso de drogas ilegales más potentes (cocaína y otras, por ejemplo); un estudio con 311 pares de gemelos mostró que quienes se iniciaban en el consumo a edad temprana, tenían entre 2 y 5 veces más riesgo de caer en el abuso de otras drogas ilícitas si se les comparaba con sus pares no consumidores.  Es probable que el THC afecte las funciones cerebrales o el substrato neural, predisponiendo así al uso futuro de drogas.

A continuación hablaremos un poco más de la evidencia acerca de los efectos de la marihuana, algunos mitos, algunas verdades y quizás hasta dejemos escapar la opinión del autor de este artículo.  Por cierto, la información aquí vertida, si bien está escrita en base a evidencia científica en la materia, no es la verdad última sobre el tema.

Efectos de la marihuana en la atención y en la concentración (o carga de atención [“attention load”]).

Usando la tecnología de la Resonancia Magnética Funcional dependiente del nivel de oxigenación de la sangre (BOLD fMRI, o Blood Oxygenation Level Dependent functional Magnetic Resonance Imaging), investigadores de la University of Hawaii evaluaron la actividad cerebral y cerebelar de consumidores activos de marihuana, consumidores rehabilitados y sujetos control (personas que no consumen ni consumieron habitualmente) en las zonas encefálicas (o sea, de la cabeza) implicadas en la atención.  Esto se llevó a cabo mientras los hacían realizar tareas que requerían su atención y tareas que requerían una importante carga de atención sostenida en el tiempo; básicamente tenían que seguir 2, 3 ó 4 esferas en un conjunto de varias que les eran mostradas en una pantalla LCD mientras les hacían la Resonancia Magnética (BOLD fMRI).  También les practicaron diversas pruebas funcionales neuro-psicológicas para evaluar distintos parámetros y asegurarse de la homogeneidad del grupo en otras áreas que no fuesen objeto de estudio (educación, inteligencia y otras).

Tanto los consumidores activos de marihuana como los consumidores abstinentes, tuvieron una menor activación en importantes zonas implicadas en la atención visual cuando se les comparó con los sujetos controles (ver Figuras 1 y 2).  Asimismo, las diferencias en la intensidad de la activación de diversas áreas al incrementar la “carga de atención” fueron significativas entre los tres grupos.

Cerebro2(Figura 1: Se observan imágenes del cerebro que muestran los patrones de activación de consumidores habituales de marihuana y de no consumidores.  Las zonas rojas corresponden a las áreas cerebrales menos activadas en los consumidores de marihuana al compararlos con los no consumidores.  Las zonas verdes corresponden a pequeñas áreas de mayor activación en los consumidores [mecanismos compensatorios].  Imagen tomada de L. Chang et al, “Marijuana use is associated with a reorganized visual-attention network and cerebellar hypoactivation”, Brain 2006; 129: 1096 – 1112.)

Un dato importante es que con la abstinencia prolongada, el flujo de sangre a ciertas áreas del cerebro al parecer se tiende a normalizar.

Los investigadores, en base a su trabajo y sus diversos análisis, concluyeron que los consumidores de marihuana activos y abstinentes demostraron tener una red de activación neural alterada, es decir que sus cerebros trabajan de forma anormal cuando los comparamos con personas normales que no consumen marihuana.  También sugieren que existe una adaptación neural frente al consumo crónico de marihuana, ya que los sujetos que consumían activamente o que habían consumido obtuvieron resultados normales en las pruebas funcionales neuropsicológicas y en las tareas visuales encomendadas durante la Resonancia Magnética funcional.

Cerebro1(Figura 2: Se observan imágenes del cerebro que muestran los patrones de activación de consumidores abstinentes de marihuana y de no consumidores.  Las zonas rojas corresponden a las áreas cerebrales menos activadas en los consumidores abstinentes de marihuana al compararlos con los no consumidores.  Las zonas celestes corresponden a pequeñas áreas de mayor activación en los consumidores abstinentes [mecanismos compensatorios].  Imagen tomada de L. Chang et al, “Marijuana use is associated with a reorganized visual-attention network and cerebellar hypoactivation”, Brain 2006; 129: 1096 – 1112.)


La principal conclusión es que el cerebro y cerebelo de los consumidores de marihuana (activos o abstinentes) no se activa de manera normal, tanto en términos de amplitud como de localización.

Esta incapacidad para reclutar de manera normal las vías neuronales de la atención, ocasionaría la activación de mecanismos compensatorios que serían los responsables del patrón alterado de activación cerebral.  Se piensa que esta activación de mecanismos compensatorios conduciría a un pobre desempeño en tareas más exigentes (más que el sólo seguir bolitas con la vista).

Cuando se inicia el consumo de marihuana a edades tempranas, el daño es mayor y afecta al normal desarrollo cerebral y, sobre todo, al cerebelo.

Estas investigaciones deben de ser complementadas con otras futuras, concernientes a temas como la perfusión encefálica y la importancia relativa de distintos receptores que la regularían.


Algunos Mitos y Verdades acerca de la Marihuana

“Fumar marihuana es el paso previo a otras drogas” (Verdad)

Esta aseveración es correcta.  Diversos estudios y datos estadísticos demuestran que un porcentaje importante de consumidores de drogas “fuertes” se inició consumiendo marihuana.  Esto no quiere decir que la marihuana “provoque” adicción a otras drogas o que quien consuma marihuana consumirá inevitablemente otras drogas, pero la relación existe y las estadísticas son claras.

“Fumar marihuana no me daña los pulmones, como sí lo hace el cigarrillo” (Falso)

Esta afirmación es quizás la más absurda que he escuchado, y lamentablemente la escuché de boca de una escolar que estaba siendo entrevistada en televisión.

La marihuana, al ser quemada, también emite muchos productos derivados de su combustión; éstos también son capaces de acumularse en las vías respiratorias, provocar hipersensibilidad, dañar los pulmones y, los productos más “pequeños”, pasan de los pulmones a la sangre y circulan por todo el organismo.  Uno de los compuestos que pasa a la sangre es el THC, este compuesto es el que tiene importantes efectos en el Sistema Nervioso Central (cerebro y cerebelo, entre otras estructuras y sistemas).  Quienes fuman marihuana también tienen mayor riesgo de padecer enfermedades pulmonares y de las vías respiratorias.  Además, cosa aparte es la marihuana “prensada” (la más comerciada quizás), que puede contener neoprén, guano y un sinnúmero de tóxicos.

Puede que la marihuana no dañe tanto los pulmones y el corazón como lo hace el cigarrillo, pero definitivamente causa alteraciones y daño a nuestro cerebro; se ha reportado en diversas investigaciones alteraciones en la memoria y en el aprendizaje en los consumidores habituales de marihuana.

Como dato anexo, cabe mencionar que el cigarrillo está estrechamente relacionado con las enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte en Chile y el mundo (por si a alguien se le ocurre defender el cigarrillo).

“Fumar marihuana puede ayudar a aliviar los dolores” (Verdad)

Efectivamente la marihuana se usa como tratamiento paliativo para el dolor, pero este uso dista mucho de su abuso y debe ser efectuado bajo supervisión profesional.

“Fumar marihuana no provoca adicción” (Falso)

Es verdad que, si comparamos a la marihuana con otras drogas, tiene un potencial adictivo bajo.  No obstante, la marihuana, por tener efectos placenteros que involucran neurotransmisores del Sistema Nervioso Central, causa tolerancia, dependencia y adicción.

“Puedo dejar la marihuana si así lo deseo” (Verdad)

Probablemente es cierto, puesto que el potencial adictivo de la marihuana es bajo.  No obstante, hay personas a las que les resulta muy difícil abandonar la adicción; no hay que fiarse.

“La marihuana puede provocar esquizofrenia y otros problemas psiquiátricos” (Verdadero)

Está comprobada la relación entre consumo de marihuana y ciertas psicosis; esta droga sería una especie de gatillante en personas susceptibles.

“Puedo morir por sobredosis de marihuana” (Falso)

Esto es altamente improbable, pero sugiero no intentarlo.

Existen diversas investigaciones y evidencia científica que relaciona el uso de marihuana con un sinnúmero de problemas y alteraciones, tanto físicas como psicológicas.

Personalmente considero que la naturaleza es sabia y que por algo existe la Cannabis sativa y muchas otras plantas que contienen compuestos con actividad biológica.  Pienso que esto es así para que las usemos, pero no para que abusemos de ellas.  Me explico, creo que la hoja de coca puede ser bien usada (mascar coca previene los malestares provocados por la altura), pero darle un tratamiento químico para producir cocaína y otras drogas es un acto vicioso y una forma de abuso que muestra la peor cara del ser humano.  No obstante, muchas plantas con alcaloides y compuestos que afectan al organismo pueden ser usadas con fines benéficos; pero recalco que es tremendamente distinto usar algo a abusar de algo.

Esclarezco que estoy absolutamente en contra del uso de las drogas con fines “recreacionales”, pero sí consumo algo de alcohol de vez en cuando y con moderación.

Espero que la información acá presentada les haya servido, al menos tendrán más claro qué cosa están consumiendo (quienes la consuman, claro).

Bien, hasta acá dejo este artículo, pues tengo muchas ganas de ir a fumarme un “cuete”…

P.S: Está demás decir que la última línea es sólo una broma.

Saludos,

Englishman.

Referencias:

L. Chang et al, “Marijuana use is associated with a reorganized visual-attention network and cerebellar hypoactivation”, Brain 2006; 129: 1096 – 1112

Sitio web de CONACE: http://www.conace.cl

Manual Merck Online: http://www.msd.es/publicaciones/mmerck_hogar/seccion_07/seccion_07_092.html

Comments

  1. abbejita says

    Tenia entendido que la marihuana tb podia provocar cancer pulmonar,y q el porcentaje seria mayor al del tabaco.

    Ah, y cabe decir q lo de la adiccion q decias debiese ser la fisica, ya que la adiccion psicologica es mayor al provocar un estado de bienestar y por eso es dificil dejarla, mas aun cuando quien lo hace es un adolescente o alguien con depresion… ah y el factor social tb es importante, ya q en ciertos sectores poblacionales es como aceptacion el fumar ‘cuete’

  2. Lobo.Estepario says

    “Fumar marihuana es el paso previo a otras drogas”

    Falso. Nacer es el paso previo a las drogas.

  3. says

    Abbejita:

    El tema de la adicción, en sí, es algo más bien complejo. Podemos decir que, en general, la marihuana no es demasiado adictiva, aunque sí provoca adicción.

    Yo también entiendo que la marihuana, al igual que el cigarrillo, está relacionada a enfermedades respiratorias y a cáncer pulmonar; aunque, hasta donde sé, los datos son algo contradictorios y no alcanzan para decir que provoca “más”, “igual” o menos cáncer.

    De todas formas, para no perder la perspectiva, quiero recordarles a todos que, principalmente y en palabras sencillas, EL CIGARRILLO MATA POR INFARTO AL CORAZON y otros problemas cardiovasculares; sí, provoca cáncer, pero no es lo más importante en términos porcentuales.

    Saludos a todos,

    Englishman.

  4. Fran says

    lo mas comun son esas excusas tontas de que no hace nada y que es mejor que fumar cigarro, pff y lo peor es que hay gente inteligente diciendo esas tonterias

  5. Interno says

    X eso lo ideal sería un vaporizador para aspirar los alcaloides.

    Está claro que el consumo generaría problemas neurológicos, el problema es que no impiden un buen funcionamiento del cerebro. Quizás en unos años más se descubra que aumenta el riesgo de ciertas enfermedades neurodegenerativas. Por lo tanto sería siempre negativo consumir marihuana en la juventud.

  6. says

    estoy en desacuerdo con el ‘la marihuana no me daña los pulmones’ siendo falsa. CLARAMENTE al decirlo, habla de ingestión oral…

    …si la escolar a la que se lo escuchaste no sabía la diferencia, claramente no tiene cerebro. :)

  7. kv says

    “Personalmente considero que la naturaleza es sabia y que por algo existe la Cannabis sativa”… habrá que probarla.

    Estoy a favor del uso de sustancias con fines recreacionales, el problema es que NO todos pueden con aquellas sustancias, como bien señalas esquizofrenia y estados psicoticos no debe ser ninguna gracia. Ahora uso y no abuso.. consumidor y no adicto, en esas pequeñas lineas medias, que cuesta tanto definirlas, supongo q está la clave.

  8. Geras says

    Muy buen post, uno de los mas neutrales que he visto a pesar de tu inclinación. Es desagradable y lamentable como hay mucha información imparcial en internet y muchos se basan, dependiendo en su postura previa a la investigación, en datos realmente extremos. Argumentos estúpidos como: “Es natural y por tanto inocuo” o “la marihuana cura el cáncer y es medicina”; Así como también cosas sacadas de la mente mas manipulable, p.ej: “Eso te deja toto”, “te volverás delincuente”…

    En mi propia experiencia, he de mencionar que tengo 22 años y dos de consumo prácticamente diario y en este tiempo he podido sacar mis propias conclusiones basadas en mi experiencia subjetiva y en la observación continua de muchos consumidores asi que puedo desmentir y confirmar varios puntos:

    si, la marihuana causa adicción pero depende casi por completo de un trastorno previo, digamos depresión(endógena y no endógena), trastorno de ansiedad(mi caso), insomnio, Trastorno por déficit de atención y hasta esquizofrenia entre otras.

    Tomando en cuenta lo anterior, mas bien funciona como potenciador o como detonador de esos y otros trastornos.

    Generalmente una persona “normal” no tiene problemas para controlar su consumo debido a que no tiene una necesidad psicológica (o fisiológica) que saciar.

    No consideraría que abra las puertas a otras drogas, es la ignorancia, las desmotivación y la baja autoestima la que lleva a eso. Por lo regular los que consideran que el cannabis induce a ese comportamiento parecen ignorar que la mayoría se inicio consumiendo tabaco, cafeína, alcohol y/o inhalantes.

    Es cierto que muchos consumidores son sucios y desaliñados pero eso depende de la cultura y capacidades económicas o por simple gusto. La gente que yo conozco es limpia, ordenada y viste según la situación pero nunca notarias que consume marihuana.

    El aislamiento no es por una desadaptacióm mental al ambiente, tiene mas relación con el repudio social hacia la sustancia y la continua e injusta afirmación de que los “marihuanos” tienen tendencia a conductas disociales y a la creencia popular de que la marihuana causa una total perdida de control sobre el propio individuo. No creo que una persona en ese estado sea mas peligrosa que alguien que tiene una conducta agresiva en sobriedad ni mucho menos que sea tan peligrosa como una persona alcoholizada.

    En cuanto al síndrome de abstinencia, puedo asegurar que no hay un cuadro que se considere de gravedad, mas bien es psicológico y se manifiesta con un aumento en la irritabilidad y hablando de consecuencias físicas, yo he notado un ligero aletargamiento que si produce cierto grado de apatía y ansiedad nocturna probablemente debido a la disminución en la expresión de receptores cannabinoides que induciría un desequilibrio en la neurotransmisión y solo se produce después de un consumo muy prolongado. Esto no dura mas de una semana, para mi se pasa en un par de días y no interfiere realmente en mis actividades.

    Aún asi, considero el cannabis no es para todos y si se evita su consumo es mejor. Casi contradiciendome, no es necesaria ninguna sustancia para paliar problemas de la vida cotidiana y buscar soluciones a modo de automedicación no lleva mas que a la dependencia psicológica que puede derivar en dependencia fisiológica dependiendo la sustancia. En general siempre es mejor usar terapias que no requieran de drogas, incluyendo antidepresivos o ansiolíticos que pueden producir mayores problemas incluso que las drogas ilegales.

    volviendo a la droga en cuestión y a mi experiencia, observaciones e investigaciones, el uso crónico limita las posibilidades de abandono debido a la costumbre y es que muchos consumidores se sienten insatisfechos con su situación laboral, escolar familiar, etc… para ellos es una forma de encontrar placer en situaciones que pueden considerarse como opresivas y desmotivantes.

    Si bien son muchas las causas que llevan al abuso, en su mayoría (si no es que en todos casos) es un trastorno el que lleva al consumo y no el consumo lo que causa el problema, pero el consumo puede agravar el problema si no se tiene una buena capacidad de resolución.

    Tengo muchas dudas con respecto a la farmacodinamia y la presunta neurotixicidad de los canabinoides, si alguien tuvo el tiempo de leer esto, espero que pueda darme una respuesta concreta y totalmente imparcial ya que es muy difícil encontrar, incluso en la literatura, información completa. Estudio medicina y actualmente estoy abandonando mi consumo reservándolo únicamente a situaciones especiales pero debo afirmar que investigar este asunto me ha ayudado mucho a entender mejor otras áreas de la medicina aparte de la toxicología.

    Saludos y gracias.

  9. says

    esta iherba nos lleva hacer muchas loceras y es muy mala para la salud y tenemos ke kerer nuestros cuerpos todo esto ba al cerebro

  10. ganjaman says

    mira,mientras vosotros los k stais en contra d la ganja(marihuana)os meteis para el cuerpo drogas legales como el tabaco o el alcohol(sustancias k pueden yegar a matar)nosotros fumamos la planta vendita k a cambio d las drogas k mencione antes,nunca puede matar,i para todos los k teneis tanto miedo a matar neuronas os dire una cosa,el alkol tambn mata meuronas,pegarte un golpe n la cabeza tambn mata neuronas,mientras piensas stas mantando neuronas.UNA COSA K NO ME A GUSTADO ES ESO DE K LA MARIHUANA YEVA A LA CONSUMICION D OTRA DROGAS MAS FUERTES,ES LO MAS FALSO K E ESCUXADO NUNCA,YO SOI RASTA Y CONSUMIA CANNABIS YA CON 14 AÑOS,Y NUNCA SE ME A OCURRIDO ENTRAR EN OTRAS DROGAS.saludos a todos mis cannabileros :)PAZ

Trackbacks